Giga Watt Demanda Ico

El Departamento de Justicia (DoJ) norteamericano acusó al operador de una empresa de servicios de pagos en criptomonedas de fraude y transacciones monetarias ilegales, de acuerdo con una nota de prensa publicada el 27 de febrero.

Según dicha nota, el neoyorquino Randall Crater fundó y gerenció My Big Coin Pay Inc. (My Big Coin), una presunta compañía de servicios de pagos de criptomonedas con oficinas en Las Vegas, Nevada.  Entre 2014 y 2017, Crater y sus socios presuntamente desarrollaron una criptomoneda fraudulenta “My Big Coins” y la vendieron a sus inversionistas.

El acusado presuntamente atrajo a sus inversionistas al asegurar que la moneda era una divisa virtual completamente funcional cuyo valor estaba anclado a activos físicos como el oro, que podía cambiarse por bienes, efectivo u otras criptomonedas. Sin embargo, el DoJ asevera que este no era el caso.

En la acusación se implica a Crater con cuatro cargos de fraude y tres cargos de transacciones monetarias ilegales, además de la malversación de más de 6 millones de dólares en fondos de sus inversionistas para uso personal.

Sin embargo, el DoJ resaltó que “los cargos en la sentencia son simplemente acusaciones y el acusado es considerado inocente hasta que se demuestre lo contrario ante la duda razonable de una corte”.

A principios de febrero, una demanda de la corte distrital de New York aseguraba que un inversionista había engañado para invertir 2 millones de dólares en la criptomoneda MCash.

“No solo el token de MCash no estaba registrado ante la U.S Securities and Exchange Commission (SEC), sino que también, a través de su venta, los demandados realizaron engaños y omisiones que llevaron al demandante a invertir 2 millones de dólares”, reza la demanda.

Por otra parte, en diciembre, una investigación del Wall Street Journal reveló que cientos de ofertas de criptomoneda mostraron señales de actividad fraudulenta, plagio o ganancias improbables.

Los white papers de más de 2,000 de las 3,291 criptomonedas investigadas contenían oraciones con términos como “nada que perder, ganancia garantizada, retorno de la inversión, el retorno más alto, sin riesgo y nada de riesgo”.