Durante mucho tiempo, las compañías que venden sus productos en diversas plataformas de comercio electrónico han exigido medidas drásticas contra la venta de productos falsificados. En el caso de EE.UU, el Representante de Comercio ha incluido a Taobao, la plataforma de comercio en línea propiedad de Alibaba, en su lista negra por la abrumadora cantidad de ventas de productos falsificados.

Amazon, el gigante del comercio electrónico, no escapa de esta realidad. En los últimos años, se ha acusado a la compañía de ser cómplice de las marcas ‘pirata’ cuando las ventas de productos falsificados le benefician. Por esta razón, el minorista ha tomado acciones legales contra los vendedores de estos productos, incluyendo el lanzamiento en 2016 de herramientas dentro de su plataforma para combatir esta actividad.

Sin embargo, los esfuerzos no han sido suficientes para erradicar la piratería de productos dentro de Amazon. Por ello, la compañía anunció hoy Project Zero, una nueva iniciativa que permitirá a las marcas clasificar y eliminar las listas de productos falsificados directamente desde Amazon.

Según el comunicado oficial de la compañía, Project Zero utiliza aprendizaje automático para reconocer la propiedad intelectual de cada marca y detectar de manera óptima las versiones falsificadas de sus productos.

Amazon afirma que las marcas deben contar con un nivel alto de precisión para mantener las ventajas que el proyecto ofrece. En este sentido, se exigirá a los usuarios someterse a capacitación continua para luchar contra la piratería a través de la herramienta.

Además de permitir a las empresas eliminar las listas de productos falsificados, Project Zero incluye dos componentes adicionales. El primero de ellos es un sistema de protección de marcas automatizado, que incluirá toda la información sobre cada producto y marca, incluyendo sus logotipos. Esta información será utilizada por Amazon para eliminar los productos falsificados.

Asimismo, la compañía ofrecerá una herramienta para serializar productos, lo que le permitirá confirmar que un producto específico es auténtico antes de que sea comercializado. Este servicio tendrá un costo de US$ 0.01 y US$ 0.05 por unidad, dependiendo del tamaño de los productos. Las compañías interesadas en participar en el proyecto pueden inscribirse en el siguiente enlace.