El infarto cerebral perinatal es una de las causas de enfermedades como la parálisis cerebral, epilepsia y otras complicaciones que pueden afectar el aprendizaje, lenguaje o comportamiento en la vida del niño. Investigadores del Insitituto de Tecnología de Georgia y de la Universidad de Newcastle han desarrollado un nuevo método basado en inteligencia artificial para poder identificar un accidente cerebrovascular en los meses posteriores al nacimiento.

El estudio que lleva por nombre “Hacia una evaluación de los movimientos generales más confiable para la detección del infarto cerebral perinatal en bebés que utilizan acelerómetros portátiles” indica que es posible detectar los efectos de un infarto al colocar correas de algodón en tobillos y muñecas de los recién nacidos.

Estos wearables contienen acelerómetros que permite registrar los movimientos del bebé durante periodos de 10 minutos, los cuales serán analizados por un algoritmo que detecta movimientos inusuales.

La metodología está basada en la Observación de los Movimientos Generales (GMA), una prueba habitual para registrar movimientos espontáneos desde antes del nacimiento hasta 20 semanas después. La GMA se realiza colocando al bebé de espaldas para después grabar en video sus reacciones cuando se encuentra en estado de reposo. El grado de anormalidad en los movimientos del infante permite detectar enfermedades que pueden desarrollarse en los siguientes tres meses.

Google utiliza Inteligencia Artificial para mejorar el reconocimiento de los patrones del habla

El nuevo uso del GMA con acelerómetros que proponen los investigadores, utiliza aprendizaje automatico. Un algoritmo se encarga de analizar los movimientos del bebé y procesa aquellos que son causados por un posible accidente cerebrovascular. Las pruebas realizadas a 34 recién nacidos registraron un 75% de efectividad en 13 de ellos.

El estudio concluye diciendo que “ha sentado las bases para una herramienta de detección de infarto cerebral perinatal que pueda ser usada a gran escala”. El método es sencillo, confiable y económico, según los investigadores. Las pruebas de movimiento podrían realizarse cada mes en intervalos de diez minutos, permitiendo tomar acciones inmediatas por parte del médico.

Actualmente las causas de los infartos cerebrales perinatales son desconocidas. En algunos casos es un problema congénito en el corazón, en otros pueden ser infecciones, coágulos que se forman en las arterias o venas. El accidente vascular puede ocurrir en la matriz o después del nacimiento, por lo que es necesaria una evaluación ya que los efectos aparecen meses o años más tarde.

Este artículo fue publicado originalmente en Hipertextual.

Más en TekCrispy