Durante una conferencia de prensa llevada a cabo ayer en el Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, la compañía Nubia presentó una versión finalizada de su dispositivo Alpha, el cual fue revelado en septiembre pasado durante la IFA. A pesar de que luce como un smartwatch con una pantalla alargada y flexible, Nubia ha insistido en presentarlo como un smartphone para llevarlo en la muñeca.

El Nubia Alpha cuenta con una pantalla flexible OLED de 4 pulgadas que, según la compañía, es un 230 por ciento más grande que las actuales pantallas para relojes inteligentes. Asimismo, dispone de todas las alternativas de conectividad de las que goza un smartphone hoy en día: Bluetooth, WiFi y una ranura para tarjeta de datos eSIM.

Por su parte, cuenta con una cámara para selfies de 5 megapíxeles, a la que se puede acceder a través de opciones inteligentes en la interfaz de usuario del dispositivo. Por ejemplo, el usuario puede tocar la pantalla para tomar una fotografía o dejar presionada la pantalla para grabar un video.

El Nubia Alpha está fabricado a partir de acero inoxidable anodizado y se presenta en dos colores: negro y dorado. La banda que sostiene el pequeño ‘smartphone’ es impermeable, al igual que la pantalla, que también es resistente al calor. A diferencia de otros dispositivos similares, el Alpha tiene una autonomía de hasta 2 días.

Como ocurre con el LG G8, recientemente anunciado por el fabricante surcoreano, el Nubia Alpha también cuenta con gestos ‘aéreos’ para que el usuario no tenga la necesidad de tocarlo en todo momento.

Las opciones de hardware son aceptables para un dispositivo de sus dimensiones: chip Snapdragon Wear 2100, 1 GB de RAM y hasta 8 GB de almacenamiento interno. Su precio será de US$ 510 para el modelo negro con Bluetooth, y la versión con eSIM que funciona como un teléfono tiene un precio de US$ 625. Una tercera versión chapada en oro de 18 kilates se venderá por US$ 740.