Cumpliendo su promesa de reducir el contenido sobre teorías conspirativas y noticias falsas, YouTube ha eliminado las publicidades relacionadas con campañas antivacunas, según informó BuzzFeed News. Esta medida forma parte de una estrategia anunciada el viernes por la plataforma en la que ese tipo de contenido caía bajo una política de desmonetizar tales videos por tener contenido “peligroso y dañino”.

De acuerdo con BuzzFeed News, los anunciantes de estos videos sobre campañas antivacunas expresaron no tener conocimiento de que sus productos estaban publicitando tal contenido. Un total de siete anunciantes afirmaron que aparecían en videos como “Una madre investiga sobre vacunas, descubre los horrores de las vacunas y decide no usar vacunas”, que va en contra de las vacunas a los niños.

Los canales que han sido desmonetizados por YouTube son VAXXED TV, LarryCook333 –quien es una de las figuras que defiende el movimiento antivacunas– y iHealthTube. Uno de los anunciantes que retiró su publicidad de estos canales es Nomad Health, una compañía de tecnología médica, expresó que “no apoya el movimiento antivacunas” y que tomarán “acciones para prevenir que suceda en el futuro”.

El algoritmo de recomendaciones: el gran desafío de YouTube

A pesar de que YouTube ha estado tomando acciones para evitar que los usuarios encuentren este tipo de contenido en la plataforma –al igual que con la información de contexto sobre las noticias y eventos relevantes, YouTube muestra resultados autorizados por fuentes como hospitales infantiles a la búsqueda “¿las vacunas son seguras?”–, el algoritmo de recomendación es el que a menudo aparece para sabotear sus esfuerzos.

En enero, YouTube había anunciado que iba a revisar su algoritmo para reducir recomendaciones de videos sobre teorías conspirativas, luego de varios reportes del New York Times y de BuzzFeed en los que se destacaba el vínculo entre cierto tipo de contenidos como videos no partidistas con contenido extremista.

Con respecto a este algoritmo, el New York Times cuestionaba el funcionamiento de este algoritmo afirmando que “promueve, recomienda y difunde videos de una manera que parece aumentar las apuestas” y que, por esto, YouTube podría ser “uno de los instrumentos de radicalización más poderosos del siglo XXI”.

Incluso para los anunciantes, el funcionamiento de este algoritmo no es del todo claro pues, a pesar de fijar unos parámetros para el tipo de videos en los que quieren promocionarse, terminan apareciendo en canales con los que no comulgan.