Suena como la trama de una película de terror: un paciente busca la extirpación de una masa benigna y, en cambio, el cirujano encuentra un tumor con dientes, cabello, huesos y algo parecido a un globo ocular.

Si bien para muchos se trata de una exageración o leyenda urbana, es un fenómeno bien documentado conocido como teratoma, un tumor que contiene componentes de tejidos u órganos desarrollados.

Nuestra comida está contaminada con PFAS, químicos que no se degradan

Una complicación en el proceso de crecimiento del cuerpo

Los teratomas son bastante raros, pero pueden ocurrir en cualquier persona y se han observado en varias especies, incluidos felinos, caninos y caballos.

Los teratomas son más frecuentes en el coxis, los ovarios y los testículos, pero pueden desarrollarse en otras partes del cuerpo.

Los teratomas pueden aparecer en recién nacidos, niños o adultos, y son más comunes en las mujeres. Este extraño tipo de tumores generalmente son benignos en los recién nacidos, aunque pueden requerir extirpación quirúrgica.

Las personas que desarrollan teratomas en realidad nacen con las células precursoras en la ubicación del tumor, que luego crecen a lo largo de la vida de la persona y producen tejidos malformados, que pueden incluir cartílagos, huesos, dientes, cabello, alvéolos y tejidos de tipo neural, generalmente contenidos en una membrana para formar un quiste.

La mayoría de los teratomas son bastante pequeños y solo contienen tejidos débilmente diferenciados como cartílago, vello y tejido epitelial, pero en casos raros pueden presentar características más desarrolladas que se asemejan a miembros u órganos.

Cómo surge esta condición es tema de debate en la comunidad científica. Los teratomas resultan de una complicación en el proceso de crecimiento del cuerpo, que involucra la forma en que las células se diferencian y se especializan.

Los teratomas surgen en las células germinales del cuerpo, que se producen muy temprano en el desarrollo fetal, y son un tipo de célula conocida como pluripotente. Eso significa que son capaces de diferenciarse en cualquier tipo de célula especializada que pueda encontrarse en el cuerpo.

Tejido vivo

Una teoría es que durante un embarazo gemelar monocigótico (idéntico), un gemelo se vuelve dominante y absorbe al otro, lo que detiene su desarrollo de tal manera que solo posee unos pocos tipos de tejidos.

Aunque para muchos se trata de una leyenda urbana, los teratomas están bien documentados y son tumores que contienes componentes de tejidos u órganos desarrollados.

Otra teoría, llamada feto en el feto, es un teratoma altamente desarrollado que da la apariencia de una segunda entidad dentro del cuerpo.

Este teratoma puede tener la apariencia de un feto malformado. Se compone de tejido vivo, pero sin el apoyo de una placenta y un saco amniótico, no tiene posibilidades de desarrollo.

Nuevo malware altera tomografías para indicar que un paciente sano tiene cáncer

La buena noticia es que los teratomas rara vez son cancerosos y, por lo general, están bien encapsulados, lo que facilita su extirpación con un riesgo mínimo para las estructuras circundantes.

Si bien se trata de una experiencia aterradora, y una que requiere cirugía, más del 90 por ciento de los pacientes se recuperan por completo y experimentan una mejor calidad de vida una vez que se elimina la estructura anómala.

Referencia: Teratomas: a multimodality review. Current Problems in Diagnostic Radiology, 2012. https://doi.org/10.1067/j.cpradiol.2012.02.001

Más en TekCrispy