Huobi Australia anunció a través de sus redes socialesque cerrará sus oficinas este 26 de febrero, y todas las operaciones se transferirán a los cuarteles generales de Huobi Global en Singapur.

La compañía culpó a las “pobres condiciones de mercado” por la clausura de sus oficinas en Australia, tan solo 8 meses después de iniciar sus operaciones

El primer indicador es que esta marcada tendencia bajista en el mercado de las criptomonedas estaba hiriendo a la compañía surgió un mes atrás, cuando Huobi despidió alrededor de 100 de sus 1,400 empleados, declarando:

“No sabemos cuánto tiempo durará esta tendencia bajista del mercado, por lo que tenemos que planear por adelantado y gastar nuestro dinero de forma más cuidadosa”.

Aparentemente, la compañía estaba planificando bastante bien por adelantado, cuando su CEO Livio Weng Xiaoqi admitió en su momento que los números seguían siendo positivos mensualmente.

Sin embargo, la plataforma había gastado mucho dinero en el desarrollo y promoción de la industria el año pasado. En este sentido, cerrar los departamentos no lucrativos, como dicha oficina de Australia era, quizás, algo inevitable.

Esto también significa que Huobi Australia decidió no explorar el mundo de las conversiones fiat-cripto, por lo que no debieron registrarse ante la Australian Transaction Reports and Analysis Centre (AUSTRAC), la agencia de inteligencia financiera del gobierno australiano.

El rol del AUSTRAC es identificar posibles operaciones de lavado de dinero, crimen organizado, evasión de impuestos y financiamiento al terrorismo, por lo que se presume que su decisión de cerrar su oficina en Australia pueda tener algo que ver con este registro.

Si bien no existen indicios de que Huobi esté involucrado con alguna de las actividades mencionadas previamente, las investigaciones conducidas por el Instituto de Transparencia Blockchain sugieren que podrían estar involucrados en operaciones de wash trading.