Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Aalto en Finlandia, demostró que los seres humanos somos capaces de reconocer objetos y comprender sus ricos significados, incluso cuando solo hay información limitada disponible sobre ellos.

A través de neuroimágenes, los autores de la investigación evidenciaron cómo el cerebro complementa las pistas ambientales para comprender los múltiples significados de las cosas.

Patrones de activación cerebral

Para el estudio, al tiempo en que se les realizaba un escaneo de resonancia magnética funcional de sus cerebros, a un grupo de 17 participantes, 7 hombres y 10  mujeres con edades comprendidas entre 18 y 31 años, se les proporcionó tres pistas (por ejemplo: tiene cuatro patas, es gris y tiene una trompa), con las cuales debían deducir qué cosa describían los indicios.

El estudio muestra que organización de los significados en el cerebro difiere de persona a persona. La imagen muestra el escaneo del cerebro de 4 personas diferentes, todos procesando las mismas pistas.

Además de animales conocidos, las pistas representaron verduras, frutas, herramientas y vehículos. Los objetos y conceptos familiares descritos en las pistas nunca se presentaron directamente a los sujetos de prueba.

El equipo de investigación se basó en una gran cantidad de material para mapear las características significativas asociadas con diferentes conceptos, y utilizando aprendizaje automático, crearon un modelo que describe la relación entre estas características y los patrones de activación cerebral.

Según el modelo, los patrones de activación cerebral podrían utilizarse para deducir con precisión qué concepto estaba pensando el sujeto de la prueba. Por ejemplo, los patrones de activación podrían usarse para inferir si las pistas llevaron al sujeto a pensar en un elefante o un perro.

Los investigadores demostraron que los patrones de activación cerebral contenían más información sobre las características del concepto que lo que se había presentado como pistas, lo que sugiere que el cerebro utiliza pistas ambientales de una manera ágil para activar un rango completo de propiedades del concepto objetivo que se han aprendido durante la vida.

En referencia a sus conclusiones, la investigadora Sasa Kivisaari, catedrática en el Departamento de Neurociencia e Ingeniería Biomédica de la Universidad de Aalto y autora principal del estudio, comentó:

“Esta es una habilidad muy importante para sobrevivir en la naturaleza porque permite una respuesta rápida basada en poca información. Por ejemplo, evitamos automáticamente una figura con curvas en un acantilado en la playa, porque sabemos que las serpientes pueden ser tóxicas”.

Detectar trastornos de memoria

Los investigadores explican que la organización de los significados en el cerebro difiere de persona a persona, lo que puede afectar lo fácil o difícil que es entenderse en un contexto donde solo se dispone de información limitada.

Los seres humanos somos capaces de reconocer objetos y comprender significados cuando solo hay información limitada disponible.

En este sentido, el método desarrollado en este estudio, se puede usar para abordar la cuestión de por qué las personas entienden o perciben el mismo concepto de manera diferente.

¿Te marean las curvas?, esta es la razón por la que sientes ese malestar

Más aún, los autores del estudio señalan que el modelo desarrollado en esta investigación podría ayudar a detectar trastornos de la memoria, ya que se evidenció que combinar y comprender información significativa parece involucrar las mismas áreas del cerebro afectadas por la enfermedad de Alzheimer.

Por lo tanto, puntualizan los investigadores, el método utilizado puede aplicarse a la identificación temprana de enfermedades que afectan la memoria.

Referencia: Reconstructing meaning from bits of information. Nature Communications, 2019. https://doi.org/10.1038/s41467-019-08848-0

Más en TekCrispy