El virus del papiloma humano, mejor conocido como VPH, se corresponde más bien, con un grupo de virus relacionados entre sí que pueden causar verrugas en diferentes partes del cuerpo. Específicamente, existen más de 200 tipos de estos virus, de los cuales, aproximadamente 40 afectan los genitales.

Actualmente, las infecciones por VPH son las infecciones de transmisión sexual más frecuentes en los Estados Unidos y en el mundo en general. En este sentido, cualquier persona sexualmente activa puede contraer esta infección, especialmente aquellas que han tenido muchas parejas sexuales.

Un defecto visual no tratado a tiempo podría desembocar en un cáncer metastásico

Sin embargo, lo más peligroso del caso es que este virus, contrario a lo que muchos piensan, suele ser asintomático. Esto significa que muchas personas pueden estar transmitiéndole la infección a otras sin saberlo.

A su vez, esto tiene peligrosas consecuencias. Por ejemplo, se ha demostrado que el VPH es la principal causa de cáncer cervicouterino. No obstante, actualmente se está presentando una situación aún más amenazante.

Específicamente, estudios recientes sugieren que, en la actualidad, se está presentando un aumento considerable de los casos de cáncer bucofaríngeo asociados al VPH debido a malas prácticas a la hora de realizar sexo oral. Veamos qué hay detrás de todo esto.

¿Qué es el VPH?

Las verrugas del VPH se pueden presentar de una gran variedad de formas y tamaños.

El virus del papiloma humano son grupos diferentes de virus pertenecientes a la familia de los Papillomaviridae. En este sentido, se conocen más de una centena de tipos víricos que son clasificados en función de su patogenia oncológica. De esta manera, se establece que existen diferentes tipos de VPH de acuerdo a sus probabilidades de riesgo asociadas al desarrollo de cáncer.

Por lo general, esta infección suele ser asintomática. Sin embargo, el principal indicador de la presencia del VPH suele ser la aparición de pequeñas verrugas en el área ano-genital; en el caso de las mujeres, estas verrugas tienden a aparecer en el cérvix, la vagina, la vulva y la uretra. Por su parte, en los hombres, las verrugas suelen observarse en el pene, la uretra y el escroto.

Según los expertos, algunos factores de riesgo asociados a esta infección incluyen el inicio temprano de la actividad sexual, el tabaquismo, la existencia de múltiples parejas sexuales y casos de inmunosupresión, como ocurre con las personas con diabetes avanzada.

Así mismo, el VPH se transmite a partir de un contacto sostenido con la piel infectada. De esta manera, las formas de contagio más frecuentes suelen ser el sexo vaginal y anal, además del sexo oral. En este caso, como se mencionó anteriormente, la mayoría de los VPH no causan síntomas evidentes, lo que facilita su transmisión.

Además, si bien la mayoría de las infecciones por VPH suelen ser temporales, estas verrugas, a la larga, pueden dar lugar a ciertos tipos de cáncer, como cáncer cervical, vulvar, vaginal y anal en las mujeres o cáncer de ano y pene en los hombres.

Como si esto no fuese suficiente, diversos estudios sugieren un aumento importante de las tasas de cáncer bucofaríngeo asociados al VPH debido a malas prácticas a la hora de realizar sexo oral. Específicamente, se espera que para el 2020, las tasas de cáncer de orofaríngeo relacionadas con el VPH, superen las del cáncer de cuello uterino. Esto representa una situación altamente preocupante.

Aumentan los casos de cáncer oral asociados al VPH

A mediados 2010, Gary Bolnick empezó a experimentar síntomas extraños. Específicamente, acostumbrado a trabajar arduamente, Bolnick empezó a sentirse extremadamente cansado; más adelante, se preocupó al notar unos bultos extraños que empezaron a aparecer en su cuello, por lo que decidió acudir al médico.

Tras una biopsia, los resultados parecían desesperanzadores: tenía cáncer de amígdalas en estadio 4. La principal causa de este tipo de cáncer suele ser el tabaquismo. Sin embargo, Bolnick nunca había fumado un cigarrillo en su vida.

Tras estudios posteriores, se descubrió que su cáncer había sido causado por el VPH. Por más extraño que parezca, estudios previos han demostrado que las personas con cáncer de boca o garganta tenían más probabilidades de sufrir infecciones por VPH que el resto de la población.

Cáncer oral y VPH

Como si esto no fuese suficiente, se plantea que, actualmente, cada vez más y más personas, especialmente hombres, están siendo diagnosticadas con cáncer oral asociado con el VPH. Para ser más específicos, informes recientes sugieren que, en los últimos años, más hombres, representados por un 6,8%, que mujeres, representados por el 1,2%, tenían VPH oral de alto riesgo. Este tipo de virus se conoce por ser causante de cáncer.

De hecho, se espera que para el 2020, las tasas de cáncer de orofaringe relacionadas con el VPH, superen las tasas de cáncer cervical asociadas a esta misma infección.

Aún más, se espera que, dentro de 20 años, la mayoría de los canceres ubicados en la boca y la garganta, serán causados por cepas del VPH, superando las tasas del cáncer en estas mismas zonas relacionadas al tabaquismo y al alcoholismo.

Sexo oral y VPH

Al respecto, si bien no se tiene total certeza sobre el tema, se infiere que el principal factor de riesgo para esta infección es el sexo oral. En este sentido, se plantea que realizar sexo oral sin protección aumenta significativamente el riesgo de adquirir VPH, lo que, en el futuro, podría aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer bucofaríngeo.

Quizás, el caso más famoso relacionado a esto es el de Michael Douglas, quien fue diagnosticado con cáncer de garganta en estadio 4 tras realizar sexo oral.

La buena noticia es que para los pacientes de cáncer asociado al VPH y nunca han fumado, el pronóstico es bueno, incluso en aquellos cuyo cáncer regresó luego de la remisión.

En el caso de Bolnick, luego de los tratamientos pertinentes y a pesar de los efectos secundarios asociados, logró recuperar su salud sin mayores problemas. Sin embargo, se necesitan esfuerzos de prevención para evitar que esta situación se mantenga a escala mundial.

La vacuna contra el VPH como principal medio para prevenir la infección

A pesar de que la vacuna es la mejor herramienta para prevenir el VPH, muchos padres impiden que sus hijos se inmunicen.

En la actualidad, la mejor forma de prevenir el desarrollo de cualquier tipo de cáncer asociado con el VPH, bien sea oral, cervical, anal o peneal, es vacunarse. Sin embargo, la vacuna solo funciona en personas que aún no se han expuesto al virus. Por ello, uno de los requisitos para la vacunación es que sea colocada en jóvenes de entre 11 y 26 años aproximadamente.

Cirujanos trasplantan exitosamente un riñón de una persona viva con VIH

No obstante, se han encontrado importantes resistencias ante esta iniciativa. Por ejemplo, muchos padres, al estar mal informados sobre el VPH, impiden que sus hijos reciban la vacuna creyendo que esto promueve la promiscuidad. Esto limita el alcance de las iniciativas dirigidas a evitar la transmisión del VPH.

Finalmente, lo más importante para evitar situaciones como esta es informarse y recibir atención médica de forma regular; en estos casos, un diagnóstico temprano favorece la puesta en marcha de tratamientos más efectivos. En la misma línea, se hace necesaria la implementación de políticas públicas dirigidas a informar y promover una sexualidad saludable y responsable.

Referencias:

  1. Oral cancer, HPV infection and evidence of sexual transmission. https://doi.org/10.4317/medoral.18419
  2. Human papillomavirus 16 and head and neck squamous cell carcinoma. https://doi.org/10.1002/ijc.22633
  3. HPV Unvaccinated Status and HPV Sexual Risk Behaviour are Common among Canadian Young Adult Women and Men. https://doi.org/10.1016/j.jogc.2017.09.021
  4. HPV Associated Head and Neck Cancer. https://doi.org/10.3390/cancers8080075

Más en TekCrispy