El plan de la Universidad de Michigan donación de US$ 12 mil millones persigue el objetivo de reforzar su inversión en lo que se ha denominado como “fondo de tecnología de criptoredes” (CNK Fund I) administrado por la compañía de capital de riesgo Andreessen Horowitz, con sede en Menlo Park, California. La noticia se dio a conocer en la agenda de la reunión de la Junta de Regentes de la universidad el jueves 21 de febrero.

El documento plantea que la donación había comprometido ya US$ 3 millones al Fondo CNK Fund I en junio del año pasado, y ahora se ha convertido en una asociación aprobada para una inversión de seguimiento, bajo una cantidad que no ha sido especificada.

La agenda mencionada al principio establece que el fondo de Andreessen Horowitz “invierte en compañías de tecnología de criptoredes en todo el espectro de oportunidades de semillas, emprendimientos y etapas de crecimiento”.

El documento señala que las razones por las que se respalda el fondo de la firma de capital de riesgo es que las criptomonedas se han convertido en un área de innovación y emprendimiento de gran importancia que requiere de atención especial. La blockchain es considerada como un tipo de tecnología “distinto”, a lo que se añadió:

“A medida que las oportunidades relacionadas con las redes de redes criptográficas pasan de estar indefinidas a ser más visibles y definidas, la necesidad de un fondo temático separado puede disminuir. Además, el panorama regulatorio para las inversiones basadas en criptografía es potencialmente más engorroso que en el caso del tipo de inversión tradicional en TI que, de otro modo, caracteriza las actividades de AH”.

Este es tan solo uno de varios anuncios similares de instituciones educativas superiores que han comenzado a respaldar fondos para el desarrollo de criptomonedas. En octubre del 2018, informamos que varias escuelas de Ivy League en Yale como Stanford University, Harvard University, Massachussetts Institute of Technology (MIT), Dartmouth College y la University of Norch Carolina, han invertido en fondos de criptomonedas.