Tal como los seres humanos, los perros tienen una personalidad que determina su comportamiento. En la mayoría de los casos, estos rasgos de personalidad dependen de la crianza proporcionada por sus dueños.

Al respecto, un estudio reciente sugiere que, tal como ocurre con las personas, la personalidad de los perros va cambiando dependiendo de ciertos factores. Veamos a continuación de qué dependen los cambios en la personalidad de los perros.

Las barbas de los hombres tienen más gérmenes que las pieles de perro

La personalidad de los perros cambia a medida que envejecen

Cuando las personas afrontan eventos críticos en su vida, su personalidad tiende a cambiar. Ahora, un equipo de investigadores sugiere que esto mismo ocurre con los perros, mostrando un alto grado de semejanza.

En este sentido, a pesar de que muchas personas creen que la personalidad de los perros se mantiene estable en el tiempo, un equipo de investigadores sugiere que a medida que envejecen, la personalidad de los perros va cambiando en función de ciertos factores.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo un estudio a gran escala en el que participaron más de 1.600 perros de 50 razas distintas, junto a sus dueños. Adicionalmente, la muestra de peros estuvo compuesta por animales de distintas edades, desde unas pocas semanas, hasta los 15 años.

Específicamente, se le solicito a los dueños de estos perros que completaran una encuesta en la que se evaluaba el historial de conducta de sus perros y demás comportamientos significativos a lo largo de sus vidas. Adicionalmente, se tomaron en cuenta medidas de la personalidad de los dueños.

De esta forma, se descubrió que tres elementos determinan los cambios en la personalidad de los perros a lo largo del tiempo: la edad, la personalidad de sus dueños y su relación con estos. En particular, se observó que a medida que envejecen, los perros adquieren una personalidad más rígida. Esto implica que son más difíciles de entrenar.

Para ser más específicos, se encontró que la mejor edad para entrenar a los perros es a los seis años, pues aún son jóvenes, pero ya no son tan excitables como cuando son cachorros. Por su parte, rasgos de personalidad asociados al miedo y a la ansiedad, tienden a mantenerse estables en el tiempo.

Los dueños tienen una gran influencia sobre la personalidad de sus perros

Efectivamente, gran parte de la personalidad de los perros depende de la personalidad de sus dueños.

Tal como reza el viejo refrán, efectivamente cada perro se parece a su dueño. En este caso, se demostró que perros y dueños comparten rasgos de personalidad como la extroversión o la timidez. Asimismo, se encontraron semejanzas en torno a la capacidad de sociabilidad, la tendencia a sentir miedo y la agresividad entre los perros y sus dueños.

En la misma línea, se observó que el entrenamiento y las clases de obediencia tienden a lograr que los perros muestren rasgos de personalidad considerados como más positivos. Al respecto, los investigadores plantean que estos resultados demuestran el poder de las personas para influir sobre los rasgos de personalidad de sus mascotas.

Más que culpa, los perros sienten miedo cuando los regañas

En este caso, todo parece indicar que la crianza es un factor más determinante que la genética en lo que a la personalidad de los perros respecta.

Finalmente, los investigadores se han propuesto continuar la línea de investigación analizando los mecanismos a partir de los cuales los dueños cambian efectivamente la personalidad de sus mascotas.

Referencia: Old dog, new tricks: Age differences in dog personality traits, associations with human personality traits, and links to important outcomes, (2019). https://doi.org/10.1016/j.jrp.2019.01.005

Más en TekCrispy