Desde que se hizo público el caso de violación de datos de Facebook y Cambridge Analytica en 2018, los legisladores del Reino Unido han manifestado repetidamente su intención de interrogar al CEO de la red social, Mark Zuckerberg, sobre la forma en que opera su compañía.

Hasta ahora, Facebook se ha resistido a esa idea, al punto tal de que los legisladores británicos consideran que los ejecutivos de la compañía son ‘delincuentes digitales’ que se consideran a sí mismos como entidades que pueden actuar por encima de la ley.

Sin embargo, un informe de The Guardian ha revelado que Zuckerberg parece estar de acuerdo con reunirse con el gobierno británico a fin de discutir las denuncias de las autoridades del país europeo contra su compañía. En este sentido, Jeremy Wright, secretario de cultura del Reino viajó hoy a EE.UU para hablar en persona con el ejecutivo en la sede de la empresa en California.

Según la BBC, Wright solo tendrá 30 minutos para discutir sobre las inquietudes de su gobierno con Zuckerberg, lo que parece ser suficiente para manifestarle el objetivo de los legisladores de acabar con la autorregulación de las compañías tecnológicas, así como la necesidad de aplicar un código de ética obligatorio ante una nueva violación de datos.

Facebook implementará nuevas medidas para controlar los anuncios

De momento, se espera que el parlamento británico presente un nuevo marco regulatorio durante las próximas semanas, donde al parecer, no se exigirá que las plataformas de redes sociales sean responsables del contenido publicado por la prensa y las editoriales tradicionales. Asimismo, se espera que se cree un organismo regulador independiente que supervise las actividades de estas compañías.

El escándalo de Cambridge Analytica y las recientes brechas de seguridad en Facebook han dejado en evidencia la incapacidad que la red social tiene para garantizar la privacidad de los usuarios. En consecuencia, diversos países de Europa han asomado la posibilidad de lanzar regulaciones que podrían afectar considerablemente sus ingresos.

Evidentemente, cuanto menos dispuesto esté Mark Zuckerberg a aceptar una regulación, más alentará a las autoridades a discutir la posibilidad de imponer reglas a Facebook. No por casualidad ha aceptado la vía del diálogo para hallar una solución que mejore la reputación de su plataforma.

Más en TekCrispy