Norteamerica

Un informe oficial emitido por la firma de auditoría Ernst & Young ayer miércoles 20 de febrero señala que el exchange de criptomonedas canadiense QuadrigaCX, actualmente suspendido, ha enviado sus criptomonedas restantes almacenadas en carteras calientes al monitor.

El documento titulado “Segundo informe del monitor” de Ernst & Young informa que QuadrigaCX transfirió casi todos sus fondos en criptomonedas al auditor el pasado 14 de febrero, luego de unas pruebas iniciales.

“Como se hace referencia en el Primer Informe, el Monitor hizo los arreglos para que Quadriga transfiera las criptomonedas restantes de los solicitantes a las carteras de almacenamiento en frío bajo el control del monitor. El 14 de febrero de 2019, después de probar los acuerdos de transferencia, los solicitantes transfirieron con éxito las siguientes criptomonedas al monitor”.

El monto equivalente a US$ 410,000, incluyó 51 Bitcoin (BTC), 952 Ethereum (ETH), 822 Litecoin (LTC), 33 Bitcoin Cash (BCH) y 2,033 Bitcoin Gold (BTG). Mientras se espera la emisión de una nueva orden por parte de la corte, el monitor Ernst & Young será el encargado de mantener los fondos de QuadrigaCX en su propio almacenamiento en frío.

La firma también actualizó los acuerdos bancarios posteriores a la presentación, así como el depósito de ciertos fondos para recibos y desembolsos posteriores. El informe indica que hay tres fuentes de fondos disponibles de QuadrigaCX para financiar los procedimientos: US$ 18.9 millones en giros bancarios que posee Costodian Inc (operador de pagos), US$ 4.39 millones en giros bancarios en poder de Stewart McKelvey (firma de abogados) y otros montos en poder procesadores de pagos.

El pasado 19 de febrero se decidió que la firma de abogados Miller Thomson y Cox & Palmer representarán a los miles de acreedores afectados por la retención de los fondos en la plataforma.

La semana pasada informamos que el fundador de QuadrigaCX ya fallecido, Gerald Cotten, pudo haber guardado copia de las clave privadas del exchange en papel en una caja de seguridad, puesto que en una entrevista hace 5 años atrás sostuvo que la mejor manera de guardar las claves privadas es imprimirlas en papel. De modo que, de haberlo hecho así, esto representaría un gran paso en la solución de la compleja situación en torno a los fondos atrapados luego de su deceso.