Todo el que ha tenido un gato de mascota alguna vez en su vida sabe que los gatos intentan frotar su trasero en la cara de sus dueños. La situación es más o menos así: estas relajándote en tu sofá, cuando tu gato salta sobre ti y empieza a recorrer todo tu cuerpo a fin de buscar el lugar más cómodo para acurrucarse.

En tanto esto ocurre, casi de forma inevitable, tu gato intenta frotar su trasero en tu cara. Hoy, en conmemoración del Día Internacional del Gato, te contamos por qué los gatos se comportan de esta manera.

Tanto como los perros, los gatos forman lazos de apego con sus dueños

¿Por qué los gatos se frotan entre sí?

Cuando los expertos intentan develar los misterios que se esconden detrás del comportamiento felino, lo primero que hacen es observar cómo los gatos se comportan con sus pares. En este sentido, se ha demostrado que los gatos, para demostrarse afecto entre ellos, suelen frotar sus cuerpos entre sí.

Esto, además de generarles sensaciones agradables, favorece un intercambio de olores a partir de una serie de glándulas de olor que se ubican en diferentes partes de su cuerpo. Para ser más específicos, estas glándulas se ubican en los lados de su cabeza, en las comisuras de su boca, debajo de la barbilla, en las orejas y en la cola.

Así, cuando los gatos se frotan entre sí, intercambian olores y se olfatean para conocer su identidad y lo que han estado haciendo últimamente. En pocas palabras, este comportamiento funciona como una especie de saludo y presentación.

Por tanto, no resulta extraño que los gatos intenten frotar su cuerpo sobre sus dueños para demostrarles afecto. Y si, esto incluye sus colas y sus traseros. Adicionalmente, la posición de la cola de los gatos, aporta grandes cantidades de información en lo que respecta a la socialización felina.

Al respecto, se ha demostrado que, en los gatos, una cola recta y levantada representa una señal que invita a la socialización. En contraposición a esto, cuando los gatos tienen la cola hacia abajo o en sentido horizontal, es poco probable que deseen establecer algún tipo de interacción favorable.

Tu gato solo está tratando de ser amable

Al frotarse con el cuerpo de sus dueños, los gatos solo intentan demostrar afecto.

Tal como vemos, los gatos se frotan entre sí, o en torno a sus dueños, a fin de demostrar afecto. Cuando esto ocurre, los gatos se mueven en direcciones opuestas, comenzando desde la cabeza hasta terminar contraponiendo sus colas entre sí.

Lo mismo ocurre cuando los gatos deslizan sus cuerpos a lo largo de las piernas de sus dueños cuando se encuentran de pie: empiezan desde la cabeza, hasta terminar en su trasero. No obstante, cuando estamos acostados, la situación puede terminar siendo engorrosa, pues el trasero del gato puede terminar justo en nuestras narices.

Tener monos como mascotas es extremadamente cruel

En estos casos, los gatos solo están tratando de ser amables, exponiendo sus traseros para saludar y demostrar afecto. A fin de cuentas, estos animales olfatean sus traseros para saludarse y conocerse entre sí, así que, ¿por qué no hacerlo con sus dueños?

Entonces, la próxima vez que tu gato intente frotar su trasero sobre tu cara, recuerda que solo está tratando de ser amable. Quizás, la mejor solución es distraerlo y cambiar la posición de su cuerpo para evitar situaciones desagradables.

Referencia: Variation in domestic cat behaviour towards humans: A paternal effect. http://dx.doi.org/10.1016/S0003-3472(86)80275-5

Más en TekCrispy