Además de anunciar los nuevos smartphones de su línea Galaxy S10 y su nuevo smartphone plegable, Samsung aprovechó su evento Unpacked para mostrar sus nuevos wearables, destacando su nuevo reloj inteligente centrado en el seguimiento de la actividad física: el Galaxy Watch Active.

Si bien el Galaxy Watch lanzado en 2018 es un dispositivo fitness aceptable, no es precisamente el smartwatch más cómodo de utilizar durante un entrenamiento. Este modelo es más bien un reloj de gran tamaño para llevar a cualquier lugar que un excelente compañero para hacer ejercicios.

Ahora bien, el Galaxy Watch Active presentado hoy es un reloj inteligente más elegante y seguramente atraerá a muchos más usuarios que la versión anterior por su diseño minimalista. Su tamaño es similar al Gear Sport de última generación, y cuenta con una pantalla de 1.1 pulgadas con tecnología AMOLED y resolución de 360 x 360 píxeles.

Sin embargo, el Galaxy Watch Active sacrifica el dial giratorio que incorporan otros relojes de Samsung para dar paso a su diseño elegante. En este sentido, los usuarios deberán tocar y deslizar la pantalla para navegar a través de la interfaz del dispositivo. Asimismo, es importante señalar que este nuevo smartwatch elimina el botón lateral giratorio que incluyen otros modelos con Wear OS.

Este cambio es un enigma, ya que una gran cantidad de wearables actuales enfocados en la actividad física dan prioridad a la navegación ‘no táctil’ debido a que muchos usuarios aseguran que las pantallas táctiles no son fáciles de utilizar al momento de entrenar.

Un elemento totalmente nuevo que llega con este dispositivo es el control de la presión arterial. Según Samsung, a partir del próximo 15 de marzo los usuarios podrán descargar una app llamada My BP Lab, desarrollada por la Universidad de California, y que les ayudará a llevar un registro diario de sus niveles de presión arterial.

Además, el Galaxy Watch Active incorpora un sensor de frecuencia cardíaca, es resistente al agua bajo la clasificación 5ATM, incluye compatibilidad con Wi-Fi, Bluetooth 4.2, y un chip NFC dedicado para la aplicación Samsung Pay. El nuevo reloj estará disponible en el mercado estadounidense a partir del próximo 8 de marzo. Su precio será de US$ 199.99, con los pedidos anticipados disponibles a partir del 21 de febrero.