Ren Zhengfei, fundador de la tecnológica china Huawei, ofreció sus primeras declaraciones después del arresto de su hija Meng Wangzhou, directora finanzas de la compañía.

Huawei se encuentra enfrentando una serie de acusaciones por realizar prácticas de espionaje en EE.UU y Europa, en alianza con el gobierno chino. Tales acusaciones desencadenaron despidos y arrestos de algunos empleados de la compañía, entre estos se encuentra la directora de finanzas de la empresa, quien fue detenida en Canadá en diciembre de 2018.

En este sentido, el fundador de la compañía, ha emitido varias declaraciones durante una entrevista reciente. La primera después que arrestaron a su hija. En la entrevista publicada en BBC, Zhengfei es muy tajante en torno a lo que piensa sobre las acusaciones de espionaje por parte de Estados Unidos y la reacción de varios países al respecto.

Básicamente el ejectuvo afirma que las acusaciones de espionaje, fraude y robo de secretos comerciales no serán suficientes para “aplastar a la compañía”,  señala.

No hay manera de que Estados Unidos pueda aplastarnos.

El mundo no puede dejarnos porque estamos más avanzados. Incluso si persuaden a más países para que no nos utilicen temporalmente, siempre podemos reducir un poco las cosas.

En cuanto al arresto de Wanzhou en Canadá a solicitud de la policía estadounidense, el fundador de Huawei afirma que se trató de un movimiento motivado políticamente.

En cuanto al bloque de Estados Unidos y los intentos de varios países por impedir la tecnología de Huawei en la implementación de las redes 5G, el ejecutivo afirma que seguirá apostando por otros países, pues “América solo representa una parte del mundo”,

Del mismo modo, hizo declaraciones sobre las negociaciones con Reino Unido y la posibilidad de que en ese país también se le cierren las puertas:

Todavía confiamos en el Reino Unido, y esperamos que el Reino Unido confíe aún más en nosotros.

Invertiremos aún más en el Reino Unido. Porque si EE. UU. No confía en nosotros, cambiaremos nuestra inversión de EE. UU. Al Reino Unido a una escala aún mayor.

Actualmente, Estados Unidos está tratando de extraditar a Wanzhou para presentar cargos en ese país.