Guangdong

El Departamento Municipal de Impuestos de Guangdong implementará una plataforma de facturas electrónicas basadas en tecnología blockchain para la industria de las ventas por internet, según reporta el medio local chino Southern News Network.

La Provincia de Guangdong, una de las regiones más pobladas de China, abrió inicialmente este servicio de facturas electrónicas basadas en blockchain para clientes y comerciantes, y aspira a extender esta oferta hacia todo el ecosistema de comercio electrónico a gran escala, de acuerdo con el reporte.

Al utilizar una plataforma de facturas electrónicas basadas en blockchain, la autoridad impositiva mejorará la eficiencia y transparencia de sus servicios de facturación, reza el artículo. Sobre esto, añadieron:

“La tecnología blockchain ha establecido el compartimiento de información con alta confianza mutua entre las autoridades impositivas de China, así como entre los contribuyentes, proveedores de servicios de facturas y otros agentes involucrados. Esta fue una de las razones principales por lo que las autoridades impositivas decidieron dar un paso hacia delante en lo que respecta a una reforma tecnológica para los servicios de distribución”.

Por otra parte, es importante recordar que Shenzhen, una de las ciudades más importantes de la Provincia de Guangdong, había anunciado a principios de diciembre que había utilizado exitosamente tecnología blockchain para emitir facturas electrónicas conectadas a la plataforma de pagos de la aplicación de mensajería WeChat.

Recordemos también que, en noviembre del año pasado, Guangzhou, la capital de la Provincia de Guangdong y una de las primeras zonas nacionales de desarrollo económico de China, fue seleccionada para fungir como el cuartel general de la recién establecida Alianza Blockchain.

Dicha alianza involucró hasta 54 compañías distintas y cubre el uso de tecnología blockchain en distintas áreas, incluyendo finanzas, trading y fondos de inversión, por lo que la adopción de dicha tecnología en el mundo impositivo es tan solo un paso más hacia lo que promete ser una revolución en China.