Luego de las reiteradas advertencias de EE.UU con respecto a los riesgos de espionaje informático que conlleva utilizar los dispositivos de Huawei en redes 5G, los jefes de inteligencia del Reino Unido han manifestado que estas brechas de seguridad pueden ser mitigadas.

Según The Guardian, un informe del Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido concluyó que existen formas de manejar las amenazas de espionaje chino que planean los dispositivos de Huawei.

Hasta ahora, EE.UU ha presionado al Reino Unido y sus aliados a escala global para que no usen la tecnología 5G de Huawei en infraestructuras críticas. Por su parte, Huawei ha negado cualquier vínculo con el Gobierno de China, argumentando que la compañía es propiedad exclusiva de los empleados. De hecho, el fabricante asegura que la misma tecnología por la que hoy se le juzga, ha sido utilizada en el pasado para desplegar las redes móviles 4G.

A pesar de que es posible que China esté utilizando la tecnología de Huawei para labores de espionaje en países clave, también es cierto que todo este embrollo podría tratarse de un tema netamente político como lo ha sido la guerra comercial entre Pekín y Washington. En todo caso, las conclusiones del informe del NCSC podrían repercutir en las políticas de inteligencia y seguridad en el resto de la Unión Europea (UE).

Actualmente, el Reino Unido es la única nación de la UE que pertenece a la alianza Fire Eyes, una alianza de inteligencia junto a EE.UU, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, cuyo objetivo es compartir datos de inteligencia entre todos los miembros. El hecho de que el Reino Unido haya revelado información que el resto de los países de Europa no tiene, agrega peso a las conclusiones de este informe.

Por ahora, Nueva Zelanda, Australia y EE.UU han bloqueado el uso de dispositivos de Huawei como parte del despliegue de redes 5G de la firma china. Sin embargo, Alex Younger, jefe del MI6, el Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido, dijo recientemente en una conferencia de seguridad que una prohibición absoluta de Huawei en el país no es totalmente necesaria, afirmando que se trataba de un tema delicado.