Awd News Fake News

Adfri Schoedon, un desarrollador de Ethereum Core, decidió apartarse de las redes sociales debido al enorme criticismo que está recibiendo.

https://twitter.com/5chdn/status/1097228987871436800

El desarrollador anunció su decisión en su Twitter, asegurando que ya “no responderá en Gitter, Skype, Discord, Slack, Wire, Twitter y Reddit” en el futuro cercano.

Schoedon contribuyó con el código base de Ethereum desde septiembre de 2017, por ende, su decisión generó mucha molestia en otros desarrolladores. Por ejemplo, Hudson Jameson, gerente de comunicaciones de la Ethereum Foundation, comentó en su Twitter:

“Estoy muy molesto y decepcionado de la comunidad de Ethereum. Corrieron a uno de nuestros mejores contribuyentes por las razones más estúpidas. Muchas personas deberían haberse pronunciado en su apoyo y debería haber menos ataques”.

Estos comentarios surgen en respuesta a las aseveraciones de Schoedon, en los que comparó a Serenity, la tecnología de escalabilidad de Ethereum, con el protocolo de interoperabilidad blockchain Polkadot, llegando a asegurar que “Polkadot ofrece todo lo que Serenity debería ser”.

En este sentido, miembros de la comunidad tomaron estos comentarios como un ataque en contra de Ethereum y el valor de su plataforma, por lo que se le acusó de un supuesto conflicto de intereses.

Para aquellos no familiarizados con su trabajo, Schoedon es responsable por el cliente de software manejado por Parity, que se encuentra construyendo Polkadot actualmente.

Ahora, el desarrollador borró todos sus tuits desde junio de 2017, a excepción de los que compartió para explicar su ausencia futura de la mayoría de los foros públicos.

Desde entonces, Yaz Khoury, director de relaciones de desarrolladores para la Ethereum Classic Cooperative, advirtió en Twitter que “este comportamiento de pandillas en contra de Afri y Parity Technologies es el resultado de un tribalismo tóxico”.

Nuevamente, el sectarismo de algunos miembros de la comunidad de las criptomonedas vuelve a jugarle en contra a la revolución tecnológica que algunos aspiramos.