La inteligencia artificial permite realizar diversas funciones inherentes al ser humano, incluso hasta podría crear seres humanos completamente nuevos, o al menos imágenes de personas que no existen realmente. Utilizando una red de generación de adversarios –o una GAN, por sus siglas en inglés: Generative Adversarial Network–, la página ThisPersonDoesNotExist.com genera un algoritmo con una nueva cara cada vez que refrescas el sitio.

Desde la llegada del deepfake –cuyo origen recae en la pornografía de venganza–, los usos de la inteligencia artificial se han puesto al servicio de malas prácticas como crear videos de personas diciendo cosas que jamás han dicho. Incluso, existe un gran temor por la aplicación de esta tecnología en las elecciones de Estados Unidos que se llevarán a cabo en 2020.

En este caso, ThisPersonDoesNotExist.com genera imágenes bastante reales de personas que han sido creadas a partir de una amplia base de datos que la GAN que “aprende” de varias entradas de entrenamiento –en este caso, rostros–. Tal como lo desarrolla El Mundo, esta red neuronal se constituyes de dos partes que hacen de “mentes” enfrentadas, en la que una “intenta llevar a cabo una función y la otra pone a prueba los resultados de la primera para ver si están a la altura”.

ThisPersonDoesNotExist.com genera un algortimo de rostro nuevo cada vez que se actualiza la página.

El programa fue creado por Philip Wang, un ingeniero de software de Uber, que utilizó un código diseñado previamente por investigadores de Nvidia en 2017. En una entrevista para Motherboard, Wang explicó que había soñado con poder imaginar un rostro diferente cada dos segundos y poder “mostrarle eso al mundo en una manera decente”.

Además, añadió que como “los rostros es lo que más sobresale en nuestro sistema de reconocimiento”, decidió aplicar un modelo preentrenado específicamente para ese elemento.

Esta app móvil es la primera del mundo que puede detectar infecciones de oído

Infinitas posibilidades

Ahora, vale preguntarse qué uso se le puede dar a esta tecnología en un mundo en el que gobiernos crean cuentas falsas para posicionar temas en las redes, para hacerle creer al mundo que tienen una gran cantidad de seguidores, y por supuesto no faltan los polémicos bots que difunden noticias falsas por internet.

Con esas imágenes que a simple vista parecen tan reales, ¿cómo se podría identificar que una cuenta es falsa si en teoría no habría robo de identidades, tomando en cuenta que la página genera cada vez un rostro completamente nuevo de una persona que no existe en el mundo? El tiempo nos dirá en qué se traduce esta tecnología más adelante.

Más en TekCrispy