Cuando abordamos un automóvil o un avión, prácticamente solo hay una cosa segura: es necesario abrocharse el cinturón de seguridad. Esto es importante a pesar de la resistencia de muchos de los usuarios.

Al respecto, vale preguntarse por qué ambos tipos de cinturones de seguridad son distintos. Mientras los cinturones de seguridad de un automóvil aseguran el regazo y la parte superior del cuerpo, los cinturones de seguridad de los aviones solo abarcan el regazo. Veamos qué dicen los expertos al respecto.

Boeing corrige fallo en software de aviones 737 Max que contribuyó a accidentes fatales

¿Por qué los aviones tienen cinturón de seguridad?

Resulta lógico pensar que, ante un devastador accidente de avión, no es mucho lo que un simple cinturón de seguridad pueda hacer para salvaguardar la vida de los pasajeros.

De hecho, las teorías más osadas rezan que estos cinturones, más que velar por la seguridad de los usuarios, evitan que el cuerpo de las personas salga volando durante un accidente aéreo, ayudando a la identificación de los cadáveres.

No obstante, dejando de lado explicaciones macabras, si hay algo de lo que los expertos están seguros es de la importancia de abrocharse el cinturón de seguridad en los aviones cuando es requerido.

Si observamos bien, podemos darnos cuenta de que al sonar la señal de que es el momento de abrocharse el cinturón de seguridad, muchos pasajeros ponen cara de molestos y tienden a resistirse a cumplir la instrucción. No obstante, esta es una medida de seguridad de gran importancia.

Claramente, a la hora de un accidente falta, es poco lo que el cinturón de seguridad puede hacer. No obstante, estos mecanismos están diseñados para proteger la integridad de los pasajeros ante situaciones mucho más probables que un accidente devastador: las turbulencias.

En la mayoría de los casos, las turbulencias durante un vuelo se producen porque el avión cae súbitamente desde el cielo. Cuando esto ocurre, el cuerpo de los pasajeros queda suspendido en el aire y existe la probabilidad de que su cabeza choque contra el techo del avión.

En este sentido, el cinturón de seguridad funciona como una fuerza externa que mantiene el cuerpo de los pasajeros atado al avión mientras cae por la turbulencia, evitando golpes violentos que pueden llegar a ser fatales.

¿Por qué no colocar cinturones de seguridad similares a los de los automóviles en los aviones?

En este caso, los cinturones de seguridad simples de los aviones son suficientes para garantizar la seguridad de los pasajeros.

Aclarada la importancia de los cinturones de seguridad de los aviones, es válido preguntarse por qué no usar uno con mayor agarre, como el de los automóviles. Al respecto, los expertos aseguran que, efectivamente, un arnés de mayor agarre, como el de los automóviles tradicionales, podría funcionar.

Sin embargo, a ciencia cierta no es necesario. En este caso, diversos estudios en el campo de la aeronáutica comercial han demostrado que los cinturones simples de los aviones son suficientes para disminuir los riesgos de sufrir alguna lesión como las comentadas anteriormente. De hecho, el pasado año 2017 fue considerado uno de los años más seguros en este campo, pues no se registraron accidentes importantes de esta naturaleza.

Además, la mayoría de los asientos de los aviones están diseñados para tener cinturones de seguridad que abarcan únicamente el regazo. Por tanto, sería más costoso reemplazar los típicos cinturones de seguridad.

El avión más grande del mundo realiza su primer vuelo de prueba en California

Como si esto no fuese suficiente, un cinturón de seguridad similar al de los automóviles restringiría aún más el rango de movimiento de los pasajeros, lo que causaría mayores resistencias a la hora de abrochárselo cuando es necesario.

En resumen, cambiar los cinturones de seguridad de los aviones no representa una reducción del riesgo lo suficientemente significativa como para compensar los costos, el esfuerzo y las resistencias que podrían resultar de la iniciativa. En este caso, se ha demostrado que el cinturón de regazo simple es suficiente; lo más importante es abrochárselo cuando sea necesario.

Referencia: Seat Belts and Shoulder Harnesses Smart Protection in Small Airplanes. Federal Aviation Administration

Más en TekCrispy