Como todos sabemos, el día de San Valentín es una fecha para celebrar el amor y la amistad. Sin embargo, ese día, solteros de todo el mundo tienen que cargar con una gran cantidad de presiones sociales, solo por no tener pareja.

Sin embargo, se ha demostrado que no necesariamente los solteros tienen por qué sentirse mal el día de San Valentín. En este caso, las personas que no tienen pareja, bien sea por decisión propia o por cualquier otra razón, más allá de las presiones sociales a las que puedan estar sometidas, pueden pasar un día de los enamorados de lo más normal del mundo.

Actualmente hay más solteros que personas comprometidas en una relación

El día del amor y la amistad puede ser una fecha pesada para los solteros. En este sentido, durante esta celebración, las personas que no tienen pareja se ven obligadas a soportar preguntas inquietantes de amigos y familiares sobre su vida romántica.

Así, estas presiones sociales pueden ser una gran carga que los solteros se ven obligados a soportar. Sin embargo, independientemente de lo que muchos piensan, estar soltero el día de San Valentín no tiene por qué suponer tal presión.

En particular, estas presiones se sustentan de la creencia de que tener una relación romántica a largo plazo garantiza un mayor bienestar que la soltería. Sin embargo, estudios científicos han demostrado que esto no tiene por qué ser cierto.

De hecho, según estimaciones recientes, la mayoría de las personas en Estados Unidos viven solteras, sin mayor problema. Aún más, para el 2010, las parejas casadas se volvieron una minoría en dicha nación americana.

Esto quiere decir que, en la actualidad, son cada vez más los adultos jóvenes que deciden vivir solteros y sin parejas románticas. Aún más, este puede convertirse hasta en un estilo de vida para las personas.

La soltería no siempre es, ni tiene que ser, una fuente de malestar

Los solteros no tienen por qué pasarla mal el día de los enamorados.

La asexualidad y la aromanticidad son orientaciones sexuales en las que las personas deciden disfrutar de su soltería, ya que carecen de interés en las relaciones sexuales y románticas. En este sentido, por extraño que pudiese parecerles a algunos, son muchas las personas que deciden adoptar este estilo de vida sin que su bienestar se vea comprometido.

Específicamente, según datos, hasta el 1% de la población mundial podría ser asexual. Sin embargo, dado que esta se trata de una orientación sexual poco conocida, algunas personas suelen tener problemas para identificarse como tal. Por tanto, es posible que esta cifra pueda ser aún mayor.

Para ser más específicos, las personas asexuales son personas que no sienten deseo ni motivaciones sexuales. Por su parte, las personas arománticas, si bien pueden tener interés sexual, carecen de motivaciones para conformar relaciones de pareja estables.

Estas personas, independientemente de su falta de interés respecto a las relaciones sexuales y/o románticas, son capaces de vivir una vida plena durante el día de San Valentín y cualquier otro día del año.

Finalmente, también está el caso de las personas que no tienen pareja por decisión propia o porque las circunstancias así lo han decidido. Sin embargo, esto no tiene por qué significar algún tipo de malestar. Al respecto, los expertos recomiendan disfrutar la soltería como una oportunidad para conocerse mejor, desarrollar cualidades personas y encontrar intereses satisfactorios.

En este caso, es preferible estar solteros, que mantener una relación por razones incorrectas que, a la larga, pueda representar una disminución de la calidad de vida de los miembros de la pareja.

Referencia: Single doesn’t mean being lonely or alone. The Conversation