El bullying es un problema de salud pública que, durante los últimos años, ha cobrado especial importancia. Esto se debe a las consecuencias negativas asociadas a este fenómeno, que abarcan desde problemas psicológicos hasta un aumento de las probabilidades de sufrir enfermedades físicas producto del estrés.

Ahora, un estudio reciente ha demostrado que los niños también pueden sufrir de bullying dentro de su propio hogar, generalmente por parte de sus hermanos. Lo que es aún más preocupantes es que los niños con más de un hermano tienen más probabilidades de sufrir de esta peligrosa situación.

Así es como las experiencias de acoso afectan la calidad de vida de las víctimas

Para algunos niños, su hogar no es un lugar libre de bullying

El acoso entre hermanos es una de las formas más frecuentes de violencia familiar. No obstante, y a pesar de los problemas físicos y psicológicos asociados a este tipo de violencia, muchos padres y profesionales de la salud consideran que esto es parte normal del crecimiento.

Al respecto, estudios han demostrado que el bullying entre hermanos puede tener consecuencias negativas como sentimientos de soledad, problemas de salud y diversos trastornos mentales. Adicionalmente, se ha observado que esta situación aumenta el riesgo de que los jóvenes se involucren en actos delictivos en el futuro.

Con el objetivo de identificar las causas subyacentes del acoso entre hermanos y determinar las posibles consecuencias de este fenómeno, un equipo de investigadores realizó un estudio, En este se analizó una base de datos en la que se contempla información de un estudio longitudinal en el que participaron 6.838 niños nacidos entre 1991 y 1992, además de sus familias.

Específicamente, el bullying fue definido como cualquier forma de intimidación manifestado a partir de abuso psicológico, físico y emocional. En este caso, se incluyeron conductas tales como golpear, insultar, difundir falsos rumores entre otros.

Asimismo, se tomaron en cuenta datos sociodemográficos de sus familias, como el estado civil de la madre, la presencia de conflictos parentales, temperamento de los padres, entre otros. De esta manera, se encontró que hasta 28% de los niños que formaron parte de la muestra fueron víctimas de bullying entre hermanos, siendo el abuso psicológico la manifestación más frecuente.

El bullying entre hermanos podría ser consecuencia de la estructura familiar

Los hermanos conocen y suelen aprovecharse de los puntos débiles de sus hermanos a fin de molestarlos con mayor eficacia.

El bullying entre hermanos es uno de los tipos de acoso más peligrosos. Esto se debe a la constante presencia de los hermanos en la vida de las víctimas de esta situación. Adicionalmente, los hermanos conocen y suelen aprovecharse de los puntos débiles de sus hermanos a fin de molestarlos con mayor eficacia.

En este caso, la estructura familiar y el género de los hermanos fueron los predictores más potentes respecto al acoso entre hermanos durante la infancia. En particular, este fenómeno fue más frecuente en familias con tras o más hijos, siendo los mayores, por lo general, los victimarios del acoso.

Así es como las experiencias de acoso afectan la calidad de vida de las víctimas

Esto significa que los hermanos menores, particularmente las niñas, suelen ser mayormente las víctimas de esta situación. De acuerdo a los investigadores, esto puede deberse a una competencia por los recursos. En este sentido, a medida que hay más hermanos, la competencia se puede hacer más fuerte, aumentando las probabilidades de que se conforme una situación de acoso.

Por tanto, los investigadores recomiendan a los padres prestar atención a los comportamientos de los hijos y poner en marcha las estrategias necesarias para evitar que esto ocurra en el marco de las relaciones familiares. Asimismo, se sugiere seguir la línea de investigación con la esperanza de obtener más información sobre el fenómeno y desarrollar medidas tanto preventivas como de tratamiento.

Referencia: Trouble in the Nest: Antecedents of Sibling Bullying Victimization and Perpetration, (2019). http://dx.doi.org/10.1037/dev0000700

Más en TekCrispy