Jpmorgan

JP Morgan Chase (JPM), el gigante bancario norteamericano, lanzará su propia criptomoneda, de acuerdo con un reporte del medio especializado CNBC.

En una iniciativa que dejó perplejos a los entendidos de la materia, el prestamista internacional utilizará su nuevo producto, llamado JPM Coin, para mejorar la eficiencia de sus transacciones, inicialmente en el marco de tres de sus operaciones.

Umar Farooq, líder blockchain de JP Morgan Chase, aclaró la perspectiva del banco sobre esta revolucionaria tecnología en su entrevista para CNBC, comentando:

“Cualquier cosa que exista en el mundo actualmente eventualmente se moverá hacia una blockchain, y esto servirá de base de pago para esa transacción. Las aplicaciones de esta tecnología son infinitas, cualquier cosa en la que exista la contabilidad distribuida e involucre corporaciones o instituciones puede utilizar esto”.

Asimismo, el uso de JPM Coin inicialmente se dedicará exclusivamente a los pagos internacionales de grandes corporaciones, lo que ayudará a acelerar las transacciones que generalmente demoran un día o más utilizando las soluciones existentes, como, por ejemplo, SWIFT.

Además, los servicios de tesorería y transacciones de seguridades también se beneficiarán de esta iniciativa, pues Farooq aseguró que el gigante bancario planea expandir los casos de uso de su activo digital hacia el resto de sus operaciones siempre y cuando las pruebas sean exitosas.

Es importante resaltar también que tan solo un monto pequeño de los fondos totales involucrados en las tres áreas de aplicación estimadas utilizará la JPM Coin en primera instancia.

“Incluso si esto se limitara a los clientes de JPM a nivel institucional, esto no debería limitarnos de cara al futuro”, añadió Farooq.

Estas noticias son sumamente llamativas, si consideramos que el gigante bancario ha destacado previamente en la industria de las criptomonedas desde mediados de 2017, cuando su CEO Jamie Dimon llamó abiertamente a las criptomonedas un fraude, declaraciones que posteriormente refutó.