Amazon ha cancelado oficialmente sus planes de construir una gran sede en la ciudad de Nueva York, que según la compañía, habría generado unos 25,000 empleos para la ciudad. La medida se produce luego de la feroz oposición de algunos políticos de la ciudad, quienes manifestaron su descontento por los US$ 3 mil millones en incentivos fiscales que le fueron prometidos a Amazon de concretar la construcción de esta sede.

Como informamos recientemente, fuentes cercanas al caso revelaron que se estaba llevando una campaña para advertir a los neoyorquinos sobre posibles desalojos y alzas en los precios de los alquileres si Amazon llevaba a cabo la construcción de su sede en Nueva York. En ese momento, el Washington Post reveló que se estaban llevando a cabo discusiones entre los ejecutivos de Amazon para buscar nuevas alternativas, ya que podría tratarse de una movida política.

Sin embargo, The New Tork Times  (NYT) ha revelado hoy que la decisión es oficial, dando un duro golpe al gobernador Andrew Cuomo y al alcalde Bill de Blasio, quienes respaldaron ampliamente el proyecto. Amazon tenía planes de invertir US$ 2,500 millones en la construcción de la nueva sede.

En respuesta a la declaración de Amazon, Deborah Axt, codirectora ejecutiva de Make The Road, un grupo civil contra la pobreza en Nueva York, dijo a Times:

Este anuncio marca una victoria histórica para nuestras comunidades y muestra el poder de la gente, incluso cuando se enfrenta al hombre más rico del mundo.

Asimismo, Axt aseguró que Amazon habría recibido un ‘regalo’ de parte de los contribuyentes por construir un imperio en los vecindarios de la ciudad. Por su parte, la compañía de Jeff Bezos afirmó que no tiene planes de construir una nueva sede en Nueva York, y continuará con los proyectos de construcción de nuevas oficinas en Virginia, Tennessee, Arlingon y Nashville.