Existe un viejo refrán que reza: “el sueño es la mejor medicina” y, de hecho, esto podría estar respaldado por la ciencia. Al respecto, investigaciones previas han demostrado que un gen que promueve respuestas inmunológicas contra infecciones es el responsable del aumento de la somnolencia que experimentamos cuando estamos enfermos.

Ahora, luego de llevar a cabo un experimento, un equipo de investigadores ha descubierto por qué el sueño es tan importante en lo que a la recuperación de una infección respecta. Estos resultados podrían significar el desarrollo de mejores tratamientos inmunológicos para pacientes con cáncer.

Por esta razón no deberías posponer tu alarma al despertar

Supresión del sistema inmunológico

Las células T son un tipo de glóbulos blancos que forman parte importante del sistema inmunológico del organismo. Cuando estas células reconocen un objetivo particular, tal como células infectadas por virus, activan proteínas pegajosas, llamadas integrinas, que les ayudan a unirse a este objetivo y, en caso de infección, asesinar a la célula.

Si bien hasta el momento se tiene certeza respecto a las señales que se traducen en la activación de las integrinas, aún no se tiene mucho conocimiento respecto a las señales que reducen la capacidad de las células T para adherirse a sus objetivos.

A fin de analizar esto, un equipo de investigadores puso a prueba el efecto de una variedad de moléculas de señalización, llamadas agonistas de receptores acoplados a Gas, sobre este mecanismo inmunológico.

Otros estudios han demostrado que estas moléculas tienen el potencial de inhibir el sistema inmunológico. Sin embargo, no se tenía certeza de si estas moléculas afectan la capacidad de las células T para activar sus integrinas y unirse a sus objetivos.

De esta forma, se encontró que algunos agonistas del receptor acoplado a Gas, incluyendo hormonas como la adrenalina y la noradrenalina, así como también moléculas proinflamatorias como la prostaglandina E2 y D2, además de la adenosina neuromoduladora, impiden que las células T activen sus integrinas para adherirse a las células objetivo.

De hecho, este fenómeno se ha observado en enfermedades tales como el cáncer, la malaria y el estrés. En pocas palabras, este proceso contribuye a la supresión inmunológica asociada a determinadas enfermedades.

El sueño favorece una mejor respuesta inmunológica

El sueño favorece una mejor respuesta de las célular T.

A sabiendas de que los niveles de estas moléculas, como la adrenalina y la prostaglandina disminuyen durante el sueño, los investigadores compararon los niveles de células T en sangre de un grupo de participantes bajo dos condiciones: durante el sueño y luego de permanecer despiertos toda la noche.

Tras esto, se observó que las células T de las personas que habían dormido bien tenían niveles considerablemente más altos de activación de las integrinas en comparación con los participantes que permanecieron despiertos.

Por tanto, los investigadores concluyen que el sueño resulta beneficioso para el sistema inmunológico pues permite una mayor activación de las integrinas de las células T, en atención a la disminución de la activación de receptores acoplados a Gas, como la adrenalina y la prostaglandina.

Nuestro sistema inmunológico podría ser una de las principales causas de la caries dental

En otras palabras, el sueño mejora la eficacia del sistema inmunológico al favorecer mejores respuestas de las células T. Esto, además, podría explicar la comorbilidad de ciertas enfermedades, como la depresión y el estrés crónico, con otros problemas de salud y trastornos del sueño.

Finalmente, los investigadores sugieren que estos resultados podrían inspirar el desarrollo de nuevos tratamientos que favorezcan una mejor respuesta de las células T a la hora de luchar contra enfermedades como el cáncer.

Referencia: Gαs-coupled receptor signaling and sleep regulate integrin activation of human antigen-specific T cells, (2019). https://doi.org/10.1084/jem.20181169

Más en TekCrispy