Por medio de una publicación en Twitter de Michael Veale –investigador de protección de datos en el University College London– se ha dado a conocer que ‘Black Mirror: Bandersnatch’ era más que una película interactiva, ya que además funcionó para crear una base de datos que ahora guarda Netflix.

Desde su estreno, Bandersnatch ha ido acumulando una serie de comentarios, desde los más positivos hasta los más polémicos. No es de extrañar que un proyecto “pionero” genere ruido alrededor de su lanzamiento, pero definitivamente las situaciones parecen ir en aumento.

Luego de la demanda por parte de los creadores de ‘Choose Your Own Adventure’, se presumía que Bandersnatch estaría a salvo. Sin embargo, ahora Veale ha revelado la verdadera intención de Netflix detrás de las decisiones y elecciones que se le presentaban a la audiencia para desembocar en distintos y posibles desenlaces de una misma historia.

Veale, amparado en el artículo 15 del Reglamento General de Protección de Datos Europeo (GPDR), solicitó a Netflix el acceso a sus datos personales, obteniendo como respuesta un documento PDF y un CSV protegido por una contraseña. Ambos explicaban y contenían todas las elecciones que había realizado el investigador mientras veía la película.

Netflix: guardián de todas las decisiones

En su cuenta de Twitter, Veale se dio la tarea de exponer todo lo ocurrido en la conversación con Netflix. Según informa, la plataforma le aseguró que los datos serán utilizados para “informar sobre recomendaciones personalizadas en futuras reproducciones” y además para “determinar cómo mejorar el storytelling”.

Por otra parte, el sitio web Motherboard explica que el objetivo detrás de la estrategia del investigador es el de educar a los usuarios en cuento a cómo pueden solicitar sus datos y que las compañías lo hagan posible.

'Bond 25' se retrasa de nuevo a causa de "explosión controlada" que ocurrió en el set

Definitivamente, esta acción de Netflix lo hace el poseedor de una de las informaciones más valiosas para el mundo del entretenimiento. Entendiendo que en cada episodio la audiencia seleccionaba sus preferencias, la plataforma de streaming podrá hacer uso de este conocimiento para –posiblemente– ajustar el contenido a las preferencias de la audiencia.

Es decir, Netflix no solo sabrá que te gusta, sino que probablemente conocerá que contenido se aplica mejor a tus gustos y así ofrecerte mejores listas de programación, y hasta crear series o películas cada vez más acertadas.

Estrategia segura para la plataforma

Muchos podrían juzgar la decisión de Netflix, sin embargo, otros podrían hasta felicitarlos por un movimiento tan atrevido e inteligente. Además, la plataforma lo hizo de una manera muy segura, ya que al no ser estos considerados datos personales, Netflix no está incumpliendo ninguna ley o normativa.

Samuel Parra –jurista especializado en privacidad y protección de datos– y Jorge Morell –consultor de Derecho y Tecnología– explican que al no tratarse de datos personales y privados, ya que la audiencia los hizo públicos en el momento que decidió participar activamente en la película interactiva, Netflix no se encuentra en la obligación de solicitar permisos para guardar estos datos.

Estos serían guardados como información logística e interna que además no se encuentra asociado a ningún nombre personal ni dirección de correo electrónico. Por otro lado, Netflix España, asegura que la privacidad de sus usuarios es lo primordial, por lo que “todas las interacciones con la película, así como el uso de esa información, cumplen con nuestra declaración de privacidad”.

Más en TekCrispy