Diversos estudios han demostrado que, cuando dos personas conversan, sus cerebros se sincronizan y empiezan a trabajar de forma simultánea. Esto favorece un mejor vinculo y promueve interacciones más significativas entre las personas.

Ahora, luego de llevar a cabo un experimento, un equipo de investigadores demostró que el proceso de sincronización cerebral que se produce en el marco de una conversación es diferente dependiendo del idioma que hablen los interlocutores. A grandes rasgos, se encontraron diferencias significativas entre conversar en el idioma nativo o hablar una lengua extranjera.

Sincronizar las ondas cerebrales puede combatir problemas de memoria relacionados con la edad

La sincronización cerebral depende del idioma de la conversación

A fin de estudiar el proceso de sincronización cerebral que ocurre cuando dos personas conversan, un equipo de investigadores realizó un experimento. En este, se trabajó con 60 personas que fueron colocadas con otras de su mismo sexo, con edades y características sociodemográficas semejantes a quienes se les solicitó que conversaran.

Mientras esto ocurría, los científicos evaluaban la actividad de sus ondas cerebrales a partir de un electroencefalograma. Específicamente, se les solicitó a los participantes que entablaran una conversación de un tema general, alternando entre su idioma nativo y una segunda lengua.

De esta forma, se observó que la sincronización cerebral ocurría de forma distinta dependiendo de si la conversación se realizaba en función del idioma nativo o de una lengua extranjera. En pocas palabras, se demostró que la alineación de las ondas cerebrales depende del contexto lingüístico en el que se llevan a cabo las conversaciones.

¿Por qué ocurre este fenómeno?

Al conversar con otra persona, nuestro cerebro se sincroniza con el cerebro de esta y ambos órganos empiezan a trabajar de forma similar.

A modo de síntesis, se demostró que los cerebros de dos personas que hablan idiomas foráneos establecen relaciones neuronales distintas en comparación a cuando usan su idioma de nacimiento a la hora de conversar.

Al respecto, los investigadores plantean que esto puede deberse a la puesta en marcha de estrategias atencionales conjuntas que difieren en función del idioma que se use para conversar. Estas estrategias son esenciales para codificar y procesar la información de forma coordinada en el marco de una conversación.

En el caso de las conversaciones en las que se usa el lenguaje nativo, los interlocutores atienden a los contenidos de la comunicación de una forma global, prestando atención a las oraciones y al significado general de lo que se habla.

Por otro lado, cuando se usa un idioma extranjero para comunicarse, los recursos atencionales se invierten en mayor medida en otros niveles lingüísticos de mayor complejidad para aquellos que no cuentan con ese idioma como lengua nativa, tales como los sonidos y las palabras. Por tanto, se hacen necesarios ciertos ajustes respecto a los recursos atencionales para favorecer la comprensión.

Científicos crean una máquina que transforma el pensamiento en un discurso inteligible

Esto explicaría por qué el cerebro se sincroniza de forma distinta cuando se habla en un lenguaje nativo, en comparación con un idioma extranjero. No obstante, aún no se tiene certeza sobre esta explicación, por lo que se requieren otros estudios para comprender a fondo este fenómeno.

Finalmente, los investigadores aseguran que estos resultados podrían inspirar al desarrollo de sensores integrados que mejoren la comunicación digital.

Referencia: Differential brain-to-brain entrainment while speaking and listening in native and foreign languages, (2019). https://doi.org/10.1016/j.cortex.2018.11.026

Más en TekCrispy