Es bien sabido que la adolescencia es un período crítico para el desarrollo de la identidad y la consolidación de la personalidad. Sin embargo, estos procesos no se detienen a medida que avanza la vida.

Al respecto, un estudio reciente sugiere que la personalidad de los adultos jóvenes influye sobre el desarrollo de la identidad de las personas a medida que avanzan a la mediana edad. A grandes rasgos, se observaron diferencias significativas respecto a ciertos rasgos de personalidad y la estabilidad de la identidad de los adultos al alcanzar los 36, 42 y 50 años respectivamente.

¿La personalidad de los perros cambia con el tiempo?

Tanto la personalidad como la identidad continúan desarrollándose durante la adultez

Tradicionalmente, la personalidad se define como un conjunto organizado de actitudes, tendencias de comportamiento, preferencias y estilos interactivos de las personas. Esto influye sobre una gran cantidad de factores que van desde las conductas cotidianas, la apariencia física y el desarrollo de la identidad de las personas.

Si bien es cierto que la adolescencia es el periodo más importante para el desarrollo de la personalidad y la consolidación de la identidad de las personas, se ha demostrado que estos procesos continúan a medida que las personas envejecen. Estos cambios, por lo general, se deben a circunstancias de la vida y experiencias cotidianas.

No obstante, la identidad de las personas puede mantenerse más o menos estable dependiendo de ciertos factores. Ahora, siguiendo los resultados de un estudio reciente, se sugiere que los rasgos de personalidad de los adultos jóvenes influyen sobre la estabilidad de su identidad a medida que entran en la mediana edad.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo un estudio longitudinal en el que participaron tanto hombres como mujeres provenientes de Finlandia. De esta forma, se encontró que las mujeres con altos intereses intelectuales y altos grado académico muestran una identidad más estable a lo largo de su vida que las mujeres más convencionales, con actitudes orientadas hacia la vida familiar.

No obstante, estas diferencias se estabilizaron cuando las mujeres alcanzaron la edad de 50 años. Por su parte, los hombres con rasgos de personalidad como bajo egocentrismo, alta reflexividad y actitudes positivas hacia la vida, mostraron una identidad más consolidada que los hombres controladores, neuróticos y de fácil adaptación.

Los rasgos de personalidad influyen sobre la consolidación de la identidad

Los rasgos de personalidad de hombres y mujeres influyen diferencialmente sobre el desarrollo de su identidad en el futuro.

Tal como lo demostraron los investigadores, los rasgos de personalidad de los adultos jóvenes tienen un efecto sustancial sobre la consolidación de su identidad a medida que avanzan hacia la mediana edad.

En el caso de las mujeres, aquellas con tendencias hacia logros académicos y profesionales tienden a desarrollar una identidad más estable que las mujeres con valores más tradicionales y familiares. No obstante, al cumplir los 50 años, el proceso se estabilizó en ambos grupos de participantes.

¿Hasta qué punto los dueños influyen sobre la personalidad de sus gatos?

Por otro lado, en los hombres, los niveles de control, la capacidad de externalización de los sentimientos y la apertura a la experiencia, además de la capacidad de reflexividad, fueron los rasgos de personalidad que mayor influencia tuvieron sobre la consolidación de la identidad a lo largo de la adultez.

Finalmente, los investigadores plantean que estos resultados cobran especial importancia al tener en cuenta el efecto del sentido de identidad personal sobre el bienestar y la calidad de vida de los individuos. No obstante, se requieren otros estudios para fundamentar estos hallazgos y consolidar la línea de investigación.

Referencia: Identity Status Change Within Personal Style Clusters: A Longitudinal Perspective From Early Adulthood to Midlife, (2019). https://doi.org/10.1080/15283488.2019.1566066

Más en TekCrispy