A lo largo de toda Europa se pueden encontrar antiguos y misteriosos monumentos de piedra, llamados megalitos, cuyos orígenes realmente se desconocen. En este caso, podría decirse que Stonehenge, ubicado en Inglaterra, es el megalito más conocido alrededor del mundo. Sin embargo, ejemplos sobran.

Ahora, un estudio reciente sugiere que estos monumentos de piedra podrían datar de hace unos 7.000 años atrás en la historia, de la mano de antiguos marineros europeos al noroeste de Francia, para luego difundirse por el resto del continente.

Estas islas artificiales escocesas pueden ser más antiguas que Stonehenge

El misterioso origen de los megalitos

Las teorías tradicionales plantean que los antiguos megalitos europeos tienen su origen en el Cercano Oriente. Sin embargo, luego de estudios, cada vez son más los antropólogos los que se muestran de acuerdo en el que estos monumentos tienen un origen independiente en varias localidades europeas.

A fin de investigar el misterioso origen de estos megalitos, Bettina Schulz Paulsson, una Arqueóloga de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, junto a un equipo de investigadores, analizó la literatura existente sobre análisis de radiocarbono de estos monumentos. En términos generales, el método de análisis de radiocarbono revela la edad aproximada de rocas y otras estructuras.

Específicamente, los investigadores analizaron datos de las de 2.400 sitios de valor arqueológico en Europa, incluyendo megalitos, tumbas premomegalíticas y cualquier otra estructura que arrojara información sobre estas estructuras y las costumbres de los grupos sociales que pudiesen ser responsables de estas.

A partir de ello, se sugiere que los primeros megalitos europeos pudieron haberse originado en el noroeste de Francia, alrededor del año 4.700 antes de Cristo. Vale acotar que estas zonas son los únicos sitios conocidos donde pueden encontrarse monumentos similares que se remontan al año 5.000 antes de Cristo.

Antiguos marineros podrían ser responsables de los megalitos europeos

Se sugiere que Stonehenge fue construido aproximadamente durante el año 2.400 antes de Cristo.

Dadas las nuevas evidencias, los investigadores sugieren que estas estructuras misteriosas de piedra pueden haberse originado al noreste del territorio francés, durante el año 4.700 antes de Cristo.

Asimismo, siguiendo los resultados del estudio, 400 años después de la construcción de esos primeros megalitos, es decir, durante el año 4.300 antes de Cristo, empezaron a aparecer monumentos similares en las costas del Sur de Francia, la Península Ibérica y otras localidades. En particular, se sugiere que Stonehenge fue construido aproximadamente durante el año 2.400 antes de Cristo.

La manteca de cerdo pudo haber ayudado a transportar las piedras del Stonehenge

Finalmente, teniendo en cuenta que los megalitos pueden encontrarse típicamente en las zonas costeras, los investigadores plantean que estas estructuras pudieron haber sido obra de antiguos marineros. Como evidencia adicional de esto, se pone sobre la mesa la existencia de marcas de cachalotes y demás elementos de la vida marina en los primeros megalitos ubicados en el noreste de Francia.

No obstante, algunos investigadores se muestran en desacuerdo con los resultados. Por tanto, se esperan nuevos estudios que permitan obtener más información sobre el origen es estas majestuosas estructuras.

Referencia: Radiocarbon dates and Bayesian modeling support maritime diffusion model for megaliths in Europe, (2019). https://doi.org/10.1073/pnas.1813268116

Más en TekCrispy