Las abejas no saben mucho sobre arte, pero saben lo que les gusta. Es sabido que las abejas pueden aprender a diferenciar las flores, pero hay cierta controversia sobre cuán sofisticadas son sus habilidades de aprendizaje, y hay quien argumenta que estos insectos solo son capaces de interpretar señales primarias simples.

Pero los resultados de un reciente estudio muestran que las abejas son capaces de discriminar entre estilos artísticos, lo que demuestra su capacidad para procesar información visual compleja con facilidad.

Restaurar la biodiversidad extinta en Nueva Zelanda tomaría millones de años

Dulce y amargo

Recreando un experimento realizado en el año 2012, los investigadores mostraron a las abejas cuatro pinturas diferentes del artista impresionista francés Claude Monet, y cuatro pinturas del artista indígena australiano Noŋgirrira Marawili.

Cada artista tiene su propio estilo. En la imagen, una obra de Monet (izquierda) y una de Marawili (derecha).

En el centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. Para marcar una diferencia significativa entre los artistas, cada vez que las abejas aterrizaban en el punto azul de una pintura de Marawili, los insectos encontraban una gota de agua azucarada.

Sin embargo, cada vez que visitaban el punto azul en una pintura de Monet, encontraban una gota de quinina diluida, una sustancia de sabor amargo.

Habiendo experimentado cada una de las pinturas de Monet y Marawili, las abejas recibieron una prueba. Se les presentaron dos pinturas de los mismos artistas que no habían visto antes.

En ese contexto, todas las abejas entrenadas dirigieron claramente su atención a las pinturas de Marawili.

Si bien el comportamiento observado en las abejas no muestra que tengan un sentido del estilo artístico, sí muestra lo buenas que son para aprender y clasificar la información visual.

Cuando las abejas se entrenaron en las pinturas, cada Monet que visitaron fue una experiencia amarga, mientras que cada Marawili fue dulce. Esto motivó a las abejas a aprender las diferencias que distinguían mejor el conjunto de pinturas de Marawili del conjunto de Monets.

Información visual compleja

En el experimento, las abejas pudieron detectar suficientes diferencias entre las pinturas de Marawili y Monet para aprender a distinguirlas.

Para las abejas, procesar información visual compleja resulta crucial para su supervivencia.

Las abejas no memorizaron las pinturas; más bien, aprendieron la información que mejor distinguía a un Monet de un Marawili, y eso les permitió maximizar su colección de azúcar y evitar sorpresas amargas.

Ser capaz de procesar información visual compleja es esencial para las abejas, que dependen en gran medida de su visión para ubicar flores ricas en polen y néctar.

¿A qué se debe la invasión de langostas que ha devastado los campos de Cerdeña?

Ciertamente las abejas no evolucionaron para diferenciar entre los artistas, pero su supervivencia depende de aprender a distinguir qué flores tienen más probabilidades de ofrecer el mejor polen y néctar que necesitan para alimentar a sus colmenas.

Los autores del estudio manifiestan que resultados de este experimento no muestran que las abejas tengan un sentido del estilo artístico, pero sí pone en relieve lo buenas que son para aprender y clasificar la información visual.

Referencia: Honeybees can discriminate between Monet and Picasso paintings. Journal of Comparative Physiology A, 2012. https://doi.org/10.1007/s00359-012-0767-5

Más en TekCrispy