Contrario a lo que muchos pudieran pensar, la espiritualidad es una de las cualidades más importantes del ser humano. Al respecto, diversas investigaciones han demostrado que las creencias espirituales influyen sobre el funcionamiento cerebral, afectando la forma con la que interactuamos con la realidad.

Ahora, una investigación reciente ha descubierto que las creencias espirituales se relacionan con el grosor de la materia blanca a nivel cerebral. Esto parece funcionar como un factor protector contra la depresión.

Los recuerdos felices disminuyen el riesgo de depresión en los adolescentes

Religión, espiritualidad y depresión

Actualmente se sabe que la depresión tiene un importante componente genético. En este sentido, se ha demostrado que los hijos cuyos padres sufren de depresión, tienen hasta el doble de probabilidades de desarrollar este trastorno del estado de ánimo.

Sin embargo, se ha observado que este no es siempre el caso y, además, la depresión también puede afectar a personas que no tienen antecedentes familiares de este trastorno. Por tanto, los investigadores sugieren que hay otros factores en juego, como la forma en que cada persona aprende a interpretar la realidad.

Al respecto, estudios han demostrado que, entre los adultos con altos riesgos de sufrir depresión, las creencias espirituales y religiosas, podrían tener un efecto protector contra este problema psicológico. Por ejemplo, en 2005, un equipo de investigadores demostró que la religión amortiguaba los síntomas de depresión en personas con problemas de salud.

En la misma línea, en 2013, se observó que los pacientes con depresión respondían mejor al tratamiento si tenían firmes creencias espirituales. Ahora, un equipo de investigadores ha utilizado técnicas de neuroimágenes a fin de estudiar los efectos de las creencias espirituales sobre el desarrollo cerebral y su influencia sobre la depresión.

Para ello, se trabajó con 99 personas con distintos niveles de riesgo familiar de sufrir depresión. Específicamente, los investigadores se centraron en la materia blanca del cerebro; este tejido forma parte de la corteza cerebral y contiene los circuitos que las neuronas necesitan para comunicarse entre sí.

De esta forma, se observó que las personas con firmes creencias espirituales tenían una mayor cantidad de materia blanca en las zonas parietales y occipitales bilaterales, lo que se traduce en un bajo riesgo de sufrir depresión.

Tus creencias espirituales podrían fortalecer tu cerebro

Las personas con firmes creencias espirituales mostraron un riesgo más bajo de depresión.

Estudios previos han demostrado que la pérdida de materia blanca en el cerebro representa un biomarcador para la depresión. Adicionalmente, en 2014, un equipo de investigadores observó que las creencias espirituales se asociaban a una mayor cantidad de materia blanca a nivel cerebral, lo que implicaba un menor riesgo de desarrollar este trastorno psicológico.

Ahora un nuevo estudio respalda estos planteamientos. En particular, se observó que los participantes con alto riesgo familiar de desarrollar depresión y con firmes creencias espirituales y religiosas, tenían cantidades semejantes de materia blanca que las personas de bajo riesgo de sufrir depresión.

Pérdida de audición en edades avanzadas está vinculada a mayor riesgo de sufrir depresión

Específicamente, se encontró que la espiritualidad se asoció con cortezas cerebrales más gruesas en las zonas parietales y occipitales. Esto podría funcionar como un mecanismo protector contra el desarrollo de depresión.

Sin embargo, se requieren otros estudios que validen estos resultados. Aún así, se espera que estos resultados inspiren el desarrollo de estrategias terapéuticas que potencien el acompañamiento ofrecido hacia las personas que sufren de este importante trastorno psicológico.

Referencia: A diffusion tensor imaging study of brain microstructural changes related to religion and spirituality in families at high risk for depression, (2019). https://doi.org/10.1002/brb3.1209

Más en TekCrispy