Diversas investigaciones han demostrado que nuestros genes influyen sobre una gran cantidad de rasgos que podrían ser determinantes en el marco de una relación de pareja, tales como la empatía y la personalidad. De hecho, se ha planteado que la configuración genética de cada quien podría influir sobre la química inicial con la pareja y el potencial a largo plazo de la relación.

Sobre la base de esto, un equipo de investigadores se propuso analizar si los genes podrían tener algo que ver respecto a la satisfacción dentro de una relación de pareja. Veamos qué encontraron.

Un defecto en el gen de una proteína puede proteger contra la infección por VIH

Los genes influyen sobre el comportamiento humano

Estudios han demostrado que los gemelos genéticamente idénticos, criados por separado, tienden a evaluar la calidad general de sus relaciones de pareja de forma semejante. Esto sugiere que puede existir cierta contribución genética en lo que a la calidad de una relación de pareja respecta. No obstante, los genes asociados a este fenómeno continúan siendo un misterio.

De hecho, la predicción respecto a la calidad de una relación de pareja a partir de combinaciones particulares de configuraciones genéticas no tiene bases científicas solas. Apenas ahora es que se están analizando las bases genéticas asociadas a la felicidad conyugal.

Genes, oxitocina y felicidad conyugal

Para continuar con esta línea de investigación, un equipo de científicos se concentró en el gen OXTR; este representa el gen del receptor de la oxitocina.

La oxitocina, también llamada hormona del amor, es una sustancia que cumple un importante rol en el apego emocional, además de algunos comportamientos sociales humanos, como la confianza y la sociabilidad.

En este sentido, los investigadores se preguntaron si determinadas variaciones en el gen OXTR podrían tener algo que ver con la calidad de una relación de pareja en términos del apoyo percibido por cada uno de los miembros de la relación.

Con el objetivo de probarlo, se trabajó con 79 parejas casadas a quienes se les elaboró un perfil genético a partir de muestras de saliva. Adicionalmente, se le solicitó a cada uno de los miembros de estas parejas que reportara un problema personal importante a fin de discutirlo con su conyugue por 10 minutos.

Estas conversaciones fueron grabadas y analizadas en función de las solicitudes de apoyo recibidas y la percepción de apoyo por parte del conyugue. Posteriormente, cada participante respondió una serie de cuestionarios en los que se solicitaba una calificación de la calidad percibida del apoyo que recibieron durante la actividad.

Si, los genes influyen sobre la satisfacción, pero no tienen la ultima palabra

Los participantes con el genotipo TT, reportaron niveles inferiores de satisfacción respecto a su relación de pareja.

Tras el experimento, se observó que, a mayor apoyo social percibido, mayores eran las puntuaciones otorgadas a la calidad de la relación de pareja. Adicionalmente, se encontró que las variaciones genéticas en dos ubicaciones especificas del gen OXTR, a saber, rs1042778 y rs4686301 se asocian al comportamiento de los miembros de la pareja durante las discusiones.

Específicamente, se observó que los esposos con dos copias del alelo T en la ubicación rs1042778 del gen OXTR, percibían que sus parejas brindaban un apoyo de menor calidad. Esto, en independencia de si, realmente, las habilidades para brindar apoyo por parte de la pareja eran adecuadas o inadecuadas.

En otras palabras, los participantes con el genotipo TT, mostraron más dificultades para interpretar el comportamiento de sus parejas como una muestra de apoyo. Vale acotar que esto es consistente con los resultados de otros estudios que asocian este rasgo con déficits socio-cognitivos y con el autismo.

En la misma línea, estas parejas reportaron una menor satisfacción con la relación de pareja en comparación con aquellos que tenían variaciones genéticas distintas.

Este nuevo método permitirá concebir niños en lugar de niñas

Sin embargo, creer que un solo gen determina la solidez de un matrimonio, seria subestimar la complejidad de la genética y de las relaciones de pareja. Por tanto, se sugiere tomar los resultados con ciertas consideraciones.

En este caso, si bien algunos genes pueden ser más o menos perjudiciales en el marco de una relación de pareja, esto depende de muchos otros factores. De esta manera, los científicos son enfáticos al afirmar que se requieren más estudios para ampliar la línea de investigación.

Referencia: Oxytocin Receptor Gene (OXTR) Links to Marital Quality via Social Support Behavior and Perceived Partner Responsiveness, (2019). https://doi.org/10.1037/fam0000474

Más en TekCrispy