La obesidad es un problema de salud mundial que aumenta el riesgo de varias afecciones crónicas. Para hacer frente a esta tendencia, en los últimos años, muchas personas han optado por someterse a dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas y grasas, para perder peso y mejorar su salud metabólica.

Pero estudios recientes sugieren que mantenerse en estas dietas por largos periodos de tiempo puede aumentar el riesgo de muerte prematura.

La anorexia es un trastorno psiquiátrico, pero también metabólico

Ni más, ni menos

Uno de estos estudios analizó los patrones de alimentación de más de 15.000 estadounidenses de mediana edad y los siguió durante un promedio de 25 años.

Las investigaciones sugieren que una dieta rica en alimentos como verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos se asocia con un envejecimiento saludable.

Los investigadores combinaron sus resultados con otros siete estudios similares de todo el mundo, en los que se evaluó a otros 432.000 individuos, y descubrieron que las personas que consumían una cantidad moderada de carbohidratos, alrededor de la mitad de sus calorías diarias, tendían a vivir más tiempo.

En contraste, las personas que obtuvieron más del 70 o menos del 40 por ciento de sus calorías diarias de los carbohidratos, tenían más probabilidades de vivir menos tiempo que las personas cuya ingesta de carbohidratos se encontraba entre el 50 y el 55 por ciento.

En un extremo del espectro están las personas que sufren consecuencias para la salud por comer demasiados carbohidratos, como en algunos países de bajos ingresos donde las personas tienden a confiar en el arroz blanco para el sustento sin mucho más en su plato.

Moderación es la clave

En el otro extremo están las personas que consumen pocos carbohidratos. Sorprendentemente, el grupo con el mayor riesgo de muerte fue el de las personas quienes consumían poca o ninguna cantidad de carbohidratos, aquellos que se apegaban a dietas que buscaban reemplazar los carbohidratos con proteínas y grasas animales: carne de res, cerdo, cordero, pollo y queso, como la dieta Keto, tan de moda en estos días.

En los últimos años, muchas personas han optado por someterse a dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas y grasas, como la dieta Keto.

De hecho, los investigadores concluyeron que una persona de 50 años que come carbohidratos dentro del margen del 50 al 55 por ciento, podría esperar que viva otros 33,1 años; pero si la ingesta de carbohidrato se reduce a 30 por ciento, esta expectativa de vida disminuye a 29,1 años.

Sin cilantro, por favor: ¿por qué hay personas a las que no les gusta?

A modo de conclusión, los investigadores señalaron la importancia de comer más alimentos de origen vegetal, sin excluir las grasas y proteínas, así como una cantidad moderada de carbohidratos.

Los resultados de estos estudios sugieren que una dieta rica en alimentos como verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos se asocia con un envejecimiento saludable.

Referencias:

Comparison of Weight Loss Among Named Diet Programs in Overweight and Obese Adults. JAMA Network, 2014. http://doi.org/10.1001/jama.2014.10397

Dietary carbohydrate intake and mortality: a prospective cohort study and meta-analysis. The Lancet, 2018. https://doi.org/10.1016/S2468-2667(18)30135-X

Más en TekCrispy