Almacén de Amazon un día antes del Black Friday.

La tienda más importante del e-commerce, Amazon, está en una situación algo incómoda con respecto al desarrollo de su nuevo almacén en Long Island City, Queens. Según reporta The Washington Post, una serie de desacuerdos y oposiciones políticas han puesto en jaque las intenciones de la compañía de Jeff Bezos.

De acuerdo con el informe, los planes de llevar más de 25 mil puestos de trabajo para esa zona de Nueva York están en pausa pues la comunidad ha alegado una serie de contras del proyecto. Dos fuentes cercanas al caso han expresado que se ha realizado una campaña para advertir a los vecinos de posibles alzas en los precios de la renta y posibles desalojos.

Nueva York le da la espalda a Amazon

Cuando Amazon anunció sus planes de abrir un nuevo almacén en Nueva York, la propuesta fue bien recibida y apoyada por el gobernador Andrew M. Cuomo y el alcalde Bill de Blasio –ambos demócratas–, quienes incluso llegaron a catalogarlo como un triunfo económico para la ciudad.

Sin embargo, la cuestionada reputación de Amazon ha volteado la tortilla con nuevos líderes políticos y grupos de defensa por mostrarse en contra de subsidiar con grandes cantidades de dinero a un proyecto de una de las compañías altamente valorada económicamente, cuyo presidente también es uno de los hombres más ricos del mundo –el primero según la revista Forbes en 2017–.

Aunque Amazon aún no ha hecho ningún movimiento oficial que demuestre la cancelación del proyecto, hay varios factores que hacen más fácil una retirada que una avanzada en el mismo. Por ejemplo, la compañía no ha alquilado ni comprado espacios de oficina para el desarrollo del proyecto. Además, la aprobación final del estado de Nueva York no llegará sino hasta 2020.

Google, Amazon y Microsoft bajo ataque por presunta venta de su tecnología de reconocimiento facial a gobiernos

¿Hay plan B?

Según las fuentes citadas por The Washington Post, ha habido discusiones internas entre ejecutivos de Amazon para explorar otras alternativas, tomando en cuenta que puede tratarse de una movida política. “La pregunta es si vale la pena si los políticos de Nueva York no quieren el proyecto, especialmente con cómo ha sido tan bien recibido por la gente de Nashville y Virginia”, mencionó una de las fuentes.

En contexto, en Virginia los líderes electos aprobaron un paquete de incentivos para instaurar un espacio para la sede de Amazon en la ciudad –además de un subsidio de 750 millones de dólares–, mientras que en Nashville se aprobaron 15.2 millones de dólares para el proyecto que creará más de 5 mil empleos.

De momento no es posible determinar cuál es el plan B de Amazon si el proyecto de Nueva York termina por deshacerse, pero una de las fuentes citadas por The Washington Post considera que deben tomarse decisiones lo más pronto posible, pues en poco tiempo deben entrar en proceso de contrataciones.

Más en TekCrispy