Muchas veces, nos mostramos amables con los demás, pero excesivamente críticos con nosotros mismos. Esto, según diversos estudios, puede tener consecuencias negativas para la salud, tanto física como emocional, ya que disminuye la confianza, la autoestima, entre otros.

En este sentido, vale preguntarse: ¿Por qué si somos compasivos con los demás, somos tan duros con nosotros mismos? Al respecto, siguiendo los resultados de un estudio reciente, empezar a ser más amables con nosotros mismos puede traducirse en un aumento del bienestar y de la calidad de vida.

Los perros de servicio brindan bienestar y calidad de vida a sus cuidadores

Ser amable contigo mismo podría hacerte sentir mejor

Muchas personas suelen ser amables con los demás, pero excesivamente criticas consigo mismas. A grandes rasgos, esto se debe a su historia de aprendizaje, tendencias hacia el perfeccionismo, además de las demandas excesivas del entorno.

No obstante, teniendo en cuenta que esto se trata de un comportamiento aprendido, es posible modificarlo. En este sentido, siguiendo los resultados de un estudio reciente, aprender a ser compasivos con nosotros mismos, permite disminuir la activación fisiológica asociada a un estado constante de ansiedad, lo que promueve el bienestar, tanto físico como psicológico.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores trabajaron con 135 estudiantes sanos que formaron parte de cinco grupos distintos. Cada uno de estos grupos escuchó una grabación distinta de 11 minutos cada una; específicamente, tres grupos escucharon audios diseñados para inducir pensamientos críticos hacia sí mismo, haciendo referencia a un exceso de competitividad y de mejoría personal.

Por su parte, los dos grupos restantes escucharon grabaciones que fomentaron la amabilidad hacia sí mismo. Uno de ellos constaba de instrucciones para guiar a los participantes a que prestaran atención a sus sensaciones de forma tranquila y compasiva, mientras el otro se trataba de un ejercicio de bondad en el que dirigían compasión y pensamientos tranquilizadores para un ser querido y para sí mismos.

De esta manera, se descubrió que, en general, todos los participantes reportaron una mayor autocompasión acompañada de la disminución de la autocrítica. Sin embargo, solo los grupos que escucharon audios invitándoles a ser más amables consigo mismos mostraron respuestas corporales asociadas al bienestar.

En este sentido, las personas que fueron más amables consigo mismas, mostraron una reducción de la respuesta de alarma del organismo. Esto quiere decir que su frecuencia cardíaca disminuyó, su tensión arterial se estabilizó y se experimentaron mayores sensaciones de bienestar.

Empezar a ser más amable contigo mismo podría mejorar tu salud

La autocompasión promueve una mayor autoestima y bienestar.

Tal como vemos, las personas que empezaron a ser más amables consigo mismas, experimentaron una reducción de las medidas fisiológicas asociadas a una respuesta de amenaza. Esto se traduce en un mayor bienestar y una mejor calidad de vida.

En este sentido, los grupos expuestos a instrucciones que les alentaron a ser más amables consigo mismos, reportaron sentirse más compasivos y en conexión con otros, además de mostrar respuestas fisiológicas asociadas a la sensación de relajación y seguridad.

¿Qué es el síndrome del impostor?, te contamos todo lo que necesitas saber

Por tanto, los investigadores sugieren que la autocompasión podría desactivar la respuesta de amenaza del organismo, promoviendo el bienestar, lo que podría mejorar la salud, ya que esto favorece el funcionamiento del sistema inmunológico.

Finalmente, dados los resultados, los investigadores se han propuesto evaluar la efectividad de esta estrategia en pacientes diagnosticados con depresión. Se espera que promover la amabilidad funcione como abordaje terapéutico a fin de promover el bienestar en personas con problemas psicológicos, como la ansiedad y la depresión.

Referencia: Soothing Your Heart and Feeling Connected: A New Experimental Paradigm to Study the Benefits of Self-Compassion, (2019). https://doi.org/10.1177/2167702618812438

Más en TekCrispy