El embarazo es una etapa asociada a importantes cambios que abarcan desde lo físico hasta lo psicológico. A nivel físico, el cuerpo de una mujer embarazada cambia a fin de alojar a sus bebés. De esta manera, la caja torácica se estira, los pulmones se amontonan sobre la garganta, el abdomen crece, entre otras.

Ahora, un estudio sugiere que todos estos cambios a nivel físico, vienen acompañados con el crecimiento del espacio personal de las mujeres embarazadas. En pocas palabras, a medida que su vientre crece, el círculo íntimo de espacio personal de las mujeres embarazadas también se agranda.

Mudarte en los primeros meses de embarazo eleva el riesgo de parto prematuro

Embarazo y sentido de espacio personal

El espacio personal es definido como el espacio vital que rodea a las personas, permitiéndoles interactuar con otros de forma cómoda dependiendo de las circunstancias. En este sentido, dependiendo del nivel de intimidad que compartamos con ciertos individuos, estos tendrán la posibilidad de acercarse más o menos a nosotros, dentro de los límites de nuestro espacio personal.

Sobre este tema, un equipo de investigadores sugiere que, junto al crecimiento físico experimentado por las mujeres embarazadas, se producen cambios mentales relacionados. En este caso, se descubrió que al final del embarazo, el espacio personal de las mujeres se expande en consonancia con el tamaño de su vientre.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores trabajaron con mujeres embarazadas en distintas etapas, además de mujeres que no habían experimentado un embarazo recientemente. Específicamente, se les solicitó a las participantes que, mientras tenían los ojos vendados, apretaron un botón tan pronto sintieran un ligero toque en el abdomen.

Para señalizar este toque, se empleó una señal auditiva de tres segundos de duración que se iba acercando a las participantes progresivamente. La idea era que estas mujeres señalaran rápidamente cuando el estímulo se acercara a los límites de su espacio personal.

De esta manera, se evidenció que las mujeres con 34 semanas de embarazo fueron más rápidas al presionar el botón como respuesta al acercamiento del estímulo. Esto sugiere que, durante el tercer trimestre, el sentido del espacio personal de las mujeres embarazadas se expande. Por su parte, esto no se observó en el resto de las participantes.

El espacio personal de las mujeres embarazadas crece durante el último trimestre

Este efecto solo se observó en mujeres durante la última etapa del embarazo.

Los expertos aseguran que el espacio personal funciona como una burbuja protectora que envuelve al organismo. En este sentido, diversas investigaciones han demostrado que esta burbuja protectora suele expandirse ante la percepción de una posible amenaza, a fin de evitar consecuencias negativas.

En el caso de las mujeres embarazadas, es posible que la expansión del espacio personal funcione como un mecanismo protector del vientre vulnerable y el bebe que se mantiene dentro de él. Es decir, la expansión del espacio personal funcionaría como medida de seguridad para proteger el embarazo ante posibles amenazas.

Mudarte en los primeros meses de embarazo eleva el riesgo de parto prematuro

Al respecto, los investigadores interpretan los resultados como un crecimiento del sentido personal, dejando espacio para estos nuevos seres vulnerables, agregándolas dentro de los límites de lo que se considera seguro. Quizás, esto explicaría por qué algunas mujeres se sienten tan incómodas cuando les tocan el abdomen al estar embarazadas.

Finalmente, los investigadores sugieren continuar con los estudios a fin de determinar si esto funciona como un mecanismo adquirido por su funcionalidad a nivel evolutivo.

Referencia: Maternal brain gain: enlarged representation of the peripersonal space in pregnancy, (2019). http://dx.doi.org/10.1101/492017

Más en TekCrispy