Solemos creen que, al menos en la mayoría de los casos, nuestro comportamiento está guiado por principios morales. Sin embargo, está más que demostrado que los incentivos monetarios pueden obstaculizar cualquier tipo de buena intención.

Al respecto, un equipo de investigadores ha descubierto cuál es el área cerebral encargada de resolver conflictos entre principios morales y materiales. A grandes rasgos, se observó que tomamos decisiones altruistas, cuando no hay lugar para el conflicto entre lo moral y lo material.

Experimentamos periodos cortos de sueño durante el día sin darnos cuenta

Principios morales versus intereses materiales

Cuando una persona dona dinero a alguna organización benéfica, hace trabajo voluntario o muestra cualquier tipo de comportamiento prosocial, antepone sus necesidades propias a favor de otras personas. Este tipo de comportamientos suele ser guiado por principios morales.

Sobre este tema, numerosas investigaciones sugieren que el comportamiento altruista es un reflejo de predisposiciones personales para anteponer las necesidades propias y atender a los demás. Asimismo, esta conducta funciona como un mecanismo para gestionar la reputación personal.

A fin de investigar este fenómeno, un equipo de investigadores diseñó un experimento. En este, se les solicitó a los participantes que tomaran la decisión de donar cierta cantidad de dinero a alguna organización benéfica en particular.

Mientras ocurría esto, se ejecutó a una resonancia magnética a los participantes con el objetivo de evaluar su actividad cerebral. Específicamente, los investigadores se centraron en una estructura cerebral, llamada Unión Parietal Temporal, pues se ha demostrado que esta participa en los procesos de toma de decisiones sociales.

De esta forma, se descubrió que las personas tienen preferencias morales por apoyar causas benéficas y rechazar causas consideradas dañinas. No obstante, esto depende de la fuerza de los incentivos monetarios. En este sentido, dependiendo de la cantidad de dinero en juego, los participantes mostraron comportamientos que podrían considerarse egoístas.

Posteriormente, al reducir la excitabilidad de la Unión Parietal Temporal a partir de estimulación electromagnética, el comportamiento moral de los participantes se mantuvo más estable, en independencia de los aspectos materiales.

Esta estructura cerebral media en el conflicto entre lo moral y lo material

No son raros los casos en los que el interés monetario se antepone sobre los principios morales.

Según los investigadores, cuando se permite que el cerebro resuelva el conflicto entre lo moral y lo económico, es bastante probable que la mayoría de las personas se adhieran a sus principios morales. No obstante, cabe la posibilidad de que algunos se guíen por intereses monetarios y solo consideren el altruismo como última instancia.

En la misma línea, se descubrió que la presencia de otras personas al momento de tomar la decisión, tenía un efecto sobre el comportamiento de los participantes, quienes tendían a emitir una conducta prosocial.

¿Por qué el sueño profundo es tan importante para la salud neurológica?

Sin embargo, cuando se aplicó estimulación electromagnética, este efecto disminuyó. Por tanto, se sugiere que las consideraciones respecto a la reputación de una persona, se procesan en otra estructura cerebral.

En el caso particular, los investigadores concluyen que, si bien la Unión Parietal temporal no es la estructura cerebral encargada del comportamiento altruista, es un área de suma importancia a la hora de tomar decisiones que contraponen principios morales y materiales.

Referencia: A causal role for right temporo-parietal junction in signaling moral conflict, (2019). https://doi.org/10.7554/eLife.40671

Más en TekCrispy