El acné es una condición dermatológica que afecta a miles de personas alrededor del mundo. Más allá de los elementos estéticos asociados a esta enfermedad, se ha demostrado que el acné puede causar importantes problemas psicológicos en las personas que la padecen.

Ahora, un equipo de investigadores ha demostrado cómo el acné afecta significativamente la calidad de vida de las personas. Esto se traduce en importantes tasas de ausentismo escolar y laboral que, a la larga, puede tener consecuencias negativas.

Así es como las experiencias de acoso afectan la calidad de vida de las víctimas

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad de la piel que se produce cuando los folículos pilosos se tapan con grasa, celular cutáneas muertas, y demás elementos. Por lo general, esto implica la aparición de granos, puntos negros y comedones en la cara, el pecho, la espalda y los hombros. Esto se debe a que estas zonas del cuerpo se caracterizan por una mayor cantidad de glándulas sebáceas, en comparación con otras áreas del organismo.

Si bien el acné suele presentarse durante la adolescencia, no son raros los casos en los que esta enfermedad ataca a personas de distintas edades. Adicionalmente, los tratamientos existentes pueden tener poca efectividad y los brotes de esta enfermedad pueden dejar marcas imborrables en la piel de las personas.

Entre los síntomas asociados al acné, los más frecuentes suelen ser granos, irregularidades sensibles en la piel, poros tapados, poros abiertos, bultos grandes y dolorosos debajo de la superficie de la piel, entre otros.

Al respecto, diversas investigaciones plantean que además de las consecuencias físicas de esta enfermedad, el acné se asocia a problemas psicológicos y emocionales que pueden mermar la calidad de vida de las personas.

Los brotes de acné afectan la calidad de vida de las personas

Se ha demostrado que las personas con acné son propensas a sufrir importantes trastornos psicológicos.

Recientemente un equipo de investigadores ha demostrado que los brotes de acné se asocian a una disminución de la calidad de vida de las personas, además de una perdida de la productividad, debido al ausentismo, tanto escolar, como laboral.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores trabajaron con un grupo de adolescentes y adultos diagnosticados con la enfermedad. De esta manera, se observó que los brotes de acné se traducen en importantes tasas de ausentismo escolar y laboral, disminuyendo la productividad y afectando considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

A modo de referencia, los investigadores plantean que la cantidad de días perdidos debido brotes de acné, alcanza la cifra de hasta 350.000 días cada año, tan solo en la Francia Metropolitana.

En la misma línea, un estudio realizado con más de 3.200 estudiantes de entre 12 y 18 años reveló que hasta el 40% de los jóvenes con acné sufren de complejos en atención a su apariencia, esto afecta sus estudios y resulta un impedimento a la hora de establecer relaciones con sus pares.

Tomar descansos regularmente podría mejorar la productividad

Adicionalmente, otras investigaciones sugieren que las personas con esta condición, suelen modificar sus actividades por temor a ser rechazados sobre la base del aspecto de su piel. En estos casos, los jóvenes evitan salir con sus amigos, dejan de hacer actividades que disfrutan y sufren de complejos de inferioridad.

Teniendo esto en cuenta, se sugiere que el acné podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos psicológicos como depresión, ansiedad, fobia social, entre otras. Todo esto compromete considerablemente el bienestar y la calidad de vida de las personas.

Finalmente, dados los resultados, los investigadores sugieren ampliar la línea de investigación con el objetivo último de desarrollar tratamientos psicológicos que eviten las consecuencias negativas asociadas a la enfermedad.

Referencia: Acne relapses: impact on quality of life and productivity, (2019). https://doi.org/10.1111/jdv.15419

Más en TekCrispy