Estudios previos han demostrado que algunas especies de polillas sordas han desarrollado mecanismos de defensa para evadir las capacidades de detección a partir de la ecolocación de sus principales depredadores, los murciélagos.

Específicamente, se ha observado que estos insectos están recubiertos por un manto de pelaje que absorbe las ondas de ecolocalización de los murciélagos, dificultando que estos las encuentren. Ahora, un equipo de investigadores ha descubierto que algunas especies de polillas emiten sonidos falsos que les permiten evitar a sus depredadores.

Así es como los murciélagos detectan presas camufladas en las hojas

Así es como algunas polillas sordas ahuyentan a los murciélagos

Dependiendo de sus cualidades, los animales desarrollan mecanismos de defensa que les permiten pasar desapercibidos ante sus depredadores. Por ejemplo, muchas especies de polillas emplean sus orejas para detectar las ondas de ecolocalización de los murciélagos, lo que les permite evadirlos. Por su parte, otras variedades de este mismo insecto han evolucionado colas que producen ecos sobresalientes que confunden a sus depredadores.

Ahora, un equipo de investigadores ha descubierto un nuevo mecanismo que defensa, empleado por las polillas sordas, a fin de ahuyentar a los murciélagos. Específicamente, los investigadores se concentraron en una variedad de estos insectos llamada polilla de armiño pequeña.

En este caso, algo que llamó su atención es que estos insectos, a pesar de carecer de sentido de la audición, emitían sonidos continuamente al volar. Curiosamente, estos sonidos guardan una gran semejanza con los sonidos emitidos por otras polillas más grandes y venenosas, llamadas polillas tigre, que funcionan como advertencia a los depredadores respecto a su toxicidad.

En función de esto, los investigadores infieren que las polillas armiño están imitando los sonidos de las polillas tigre, a fin de evitar ser cazadas por los murciélagos.

Sin embargo, a diferencia de las polillas tigre, que emiten sus sonidos a partir de unas estructuras llamadas timbales, las polillas armiño lo hacen gracias al aleteo de sus propias alas. Otra diferencia es que esta variedad emite los sonidos constantemente, a diferencia de otras polillas que emiten los sonidos al detectar que un murciélago se aproxima.

Los mecanismos de defensa de las polillas pequeñas son un misterio para los científicos

Así lucen las polillas armiño.

Por lo general, los animales tienen vistosos colores para advertir a los depredadores sobre su posible toxicidad. Sin embargo, dadas las cualidades de las polillas, los colores llamativos no son una opción como mecanismo de defensa.

En su lugar, algunas variedades de este insecto han aprendido a emitir sonidos que advierten a los murciélagos sobre su toxicidad. Se supone que esto funciona como señal de alarma que evita que los depredadores las cacen.

Ahora, se ha descubierto que una especie de polilla sorda, ha aprendido a imitar los sonidos de polillas venenosas a fin de reducir las probabilidades de ser cazadas por los depredadores. Así, con el batir de sus alas, emiten constantemente un sonido que les hace creer a los murciélagos que son venenosas.

Así es como los murciélagos detectan presas camufladas en las hojas

Al respecto, los investigadores plantean que este descubrimiento es un reflejo del vacío de conocimiento que se cierne sobre los mecanismos de defensa de las variedades de polillas pequeñas.

Por tanto, se han planteado nuevas investigaciones a fin de conocer en su totalidad este mecanismo de defensa, además de intentar replicar artificialmente este sonido con el objetivo de analizarlo en profundidad.

Referencia: Deaf moths employ acoustic Müllerian mimicry against bats using wingbeat-powered tymbals, (2019). https://doi.org/10.1038/s41598-018-37812-z

Más en TekCrispy