Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España, ha demostrado que la tensión muscular reduce significativamente la estabilidad de un individuo e induce dificultades respiratorias.

Es sabido que durante la vida cotidiana, los ancianos o sujetos en riesgo de caída, utilizan un conjunto de estrategias neuro-motoras para el control postural, siendo la tensión muscular, también llamada co-contracción, una de las maniobras más comunes para alcanzar estabilidad.

La mayoría de los adultos mayores se sienten más jóvenes de la edad que tienen

Una mejor estrategia

La co-contracción muscular implica la contracción simultánea de pares de músculos de grupos opuestos para bloquear una articulación y proporcionar estabilidad. Sin embargo, esta estrategia conduce a un mayor estrés, mayores costos de energía e, irónicamente, puede llevar a una estabilidad reducida.

Los investigadores corroboraron que la respiración tiene un efecto directo sobre el dolor y el manejo del estrés.

Esta es la razón por la que los investigadores han sugerido un enfoque opuesto al señalar la relajación como una estrategia más efectiva para mejorar la estabilidad.

A fin de medir y evaluar los efectos que los estados de tensión y relajación tienen sobre la postura erguida, el equipo de investigadores reclutó treinta sujetos entre 20 y 45 años, 15 hombres y 15 mujeres.

De acuerdo con las pautas típicas para las mediciones de estabilidad y utilizando una placa de fuerza para registrar la magnitud del contacto, a cada sujeto se le realizó un estatocinesigrama (prueba de control de equilibrio).

Para ello, se solicitó a los sujetos que permanecieran descalzos en la placa de fuerza durante al menos un minuto, y se les indicó que mantuvieran los pies aproximadamente a la distancia de las caderas, pero sin ninguna otra directiva explícita, para evitar las posturas forzadas en la línea de base.

Los participantes realizaron el ejercicio, primero mirando un objetivo pintado en la pared, aproximadamente a la altura de los ojos, y luego con los ojos cerrados. La estabilidad de cada sujeto se analizó en tres estados diferentes: control, en estado tenso y relajado, y con los ojos abiertos y cerrados.

Cada uno de los 30 sujetos se sometió a 6 sesiones repetidas en 3 puntos de tiempo diferentes para recolectar un total de 540 mediciones.

Los datos obtenidos mostraron que las situaciones diarias de estrés pueden generar una disminución de la estabilidad, lo que puede aumentar el riesgo de sobrecarga crónica o caída.

Inhala, exhala

A 8 de los participantes (7 mujeres y un hombre) les resultó imposible o muy difícil realizar la respiración abdominal durante el estado de relajación, mientras que otros 10 (7 hombres y 3 mujeres), pudieron respirar usando el abdomen, pero solo parcialmente o manteniendo un alto nivel de concentración durante la tarea.

La influencia de los ojos cerrados desempeña un papel diferente en los diferentes estados.

Al respecto, el doctor Simone Tassani, profesor en el Centro de Nuevas Tecnologías Médicas de Barcelona (BCN MedTech) y autor principal del estudio, indicó:

“Los resultados presentados aquí demuestran la necesidad de explorar explícitamente el hecho preocupante de que una gran parte de la población podría no ser capaz de respirar adecuadamente”.

Caminar demasiado despacio podría relacionarse con problemas de movilidad futuros

Los resultados muestran la influencia de la tensión neuro-muscular sobre la estabilidad postural, lo que sugiere una relación entre la estabilidad y la relajación.

Adicionalmente, los investigadores corroboraron que la respiración tiene un efecto directo sobre el dolor y el manejo del estrés, y el hecho que una parte importante de la población no pueda respirar adecuadamente es preocupante y debe investigarse más a fondo.

Referencia: Muscular tension significantly affects stability in standing posture. Gait & Posture, 2019. https://doi.org/10.1016/j.gaitpost.2018.11.034

Más en TekCrispy