Multas Casas Cambio Corea Del Sur Seguridad

Un informe reciente de Blockstream reveló que la compañía lanzó una herramienta de “Prueba de reservas” a fin de ayudar a comprobar si un exchange de criptomonedas tiene liquidez real o si solo falsifica. La compañía blockchain publicó en su blog oficial una entrada exponiendo todos los detalles sobre su nueva herramienta ayer lunes 4 de febrero.

Los reguladores financieros hacen cada vez mayor énfasis en las plataformas de exchange de criptomonedas para garantizar la correcta gestión de los fondos de sus usuarios. Es por ello que algunas de estas compañías han comenzado a tomar medidas para dar fe de las reservas de sus fondos y ganarse la confianza de sus clientes.

A fin de ayudar en este proceso, Blockstream ha desarrollado una herramienta llamada Prueba de reservas, a través de la cual los exchanges podrán probar la cantidad de bitcoins que podrían gastar. Esto sin necesidad de realizar una transacción “en vivo” o exponerse al alto riesgo de movilizar los fondos.

Según la publicación, al principio el equipo había estado trabajando en una solución diferente hasta que se percataron de que la misma podía ser de utilidad en la red Liquid.

“Originalmente, nos pusimos a construir una solución para que los funcionarios de Liquid prueben sus reservas de bitcoin líquido (L-BTC) a auditores externos. Pero a medida que investigábamos el proyecto, nos dimos cuenta rápidamente de que los enfoques existentes de los intercambios para las reservas regulares de Bitcoin podían mejorarse y que nuestro software tenía aplicaciones más amplias fuera de la red Liquid”.

Más adelante agregaron que no se trata de una solución nueva en realidad:

“La herramienta Prueba de reservas de Blockstream se repite en métodos probados y ya utilizados dentro de la industria, en lugar de intentar construir una solución nueva y elegante desde el principio”.

Es un hecho que en la actualidad hay muy pocas formas de confirmar si un exchange posee en realidad las reservas de Bitcoin que dice tener. Para dar fe de ello a su público, contratan a terceros que muy bien podrían haber sido pagados por ellos mismos. Es por ello que Blockstream decidió continuar con el desarrollo de esta solución para el problema.