En lo que respecta a las habilidades sociales, tradicionalmente se plantea que un elemento de suma importancia a la hora de entablar una conversación es el contacto visual.

Sin embargo, un estudio reciente desafía esta creencia y plantea que, más que contacto visual, lo importante es fijar la atención en alguna parte del rostro del interlocutor. Esto le hace creer a la otra persona que le estamos viendo directamente a los ojos, favoreciendo un vínculo más estrecho.

Dejar que nuestra mente divague potencia la creatividad

¿Establecer contacto visual es importante para la comunicación?

Por años, se ha planteado que el contacto visual es una importante habilidad social que favorece la comunicación interpersonal. Sin embargo, hay personas que tienen problemas con esto, principalmente debido a temas relacionados con la ansiedad social.

En estos casos, las personas creen que las resistencias en torno a establecer contacto visual representan un indicador de poca confianza, lo que entorpece la fluidez de la comunicación. No obstante, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, establecer contacto visual podría no ser tan importante como se cree.

Para probarlo, un equipo de investigadores desarrolló un experimento en el participaron 46 personas. Específicamente, se le solicitó a cada una de las personas que conversaran con uno de los investigadores durante cuatro minutos.

En tanto eso ocurría, tanto el investigador como los participantes usaron anteojos de seguimiento ocular. Así, se trabajaron dos condiciones experimentales; en una de ellas, el investigador estableció contacto visual durante la mayor parte de la conversación. Por su parte, la otra condición experimental consistió en que el investigador, en lugar de ver los ojos de su interlocutor, fijo su atención de forma predominante en la boca de este.

Posterior a ello, se les preguntó a los participantes qué tanto habían disfrutado de la conversación. De esta manera, se observó que los participantes disfrutaron de la conversación en igual medida, independientemente de si había contacto visual o no.

Esto sugiere dos cosas. En primer lugar, en lo que respecta a la fluidez de la conversación, no se encontraron diferencias entre mirar a los ojos y mirar la boca.

En segundo lugar, los resultados sugieren que las personas tienen una capacidad limitada para determinar si su interlocutor está estableciendo contacto visual o no durante una conversación.

No, el contacto visual no es tan importante como nos han hecho creer

Los investigadores sugieren que fijar la atención en cualquier parte del rostro crea la ilusión de que se está estableciendo contacto visual.

Tal como demostraron los investigadores, el contacto visual durante una conversación no es tan importante como se nos ha hecho creer. En este caso, basta con mirar algún área alrededor del rostro para crear la ilusión de que se está viendo directamente a los ojos.

Así, tras poner a prueba el fenómeno, se observó que las personas disfrutan en igual medida de las conversaciones, independientemente si se establece contacto visual o si la otra persona está observando alguna otra parte de su rostro.

Comportamientos negativos en redes sociales podrían estar relacionados con depresión

Asimismo, esto sugiere que las personas no tienen la capacidad de determinar con total precisión si sus interlocutores están viendo directamente a sus ojos. En pocas palabras, lo que perciben es la mirada directa hacia el rostro, independientemente de si está focalizada en los ojos o en la boca, por ejemplo.

De ser esto cierto, estas serían buenas noticias para las personas con ansiedad social que tienen dificultades para mirar directamente a los ojos de sus interlocutores. En estos casos, los investigadores recomiendan mirar cualquier parte del rostro y dejar que la ilusión de contacto visual que experimenta la otra persona el trabajo por sí misma.

Referencia: Contact Is in the Eye of the Beholder: The Eye Contact Illusion, (2019). https://doi.org/10.1177/0301006619827486

Más en TekCrispy