Luego de que EE.UU acusó a Huawei de colaborar con el Gobierno de China para labores de espionaje en suelo norteamericano, y que una de sus principales ejecutivas fue arrestada en Canadá bajo acusaciones de fraude y lavado de dinero, la compañía actualmente se enfrenta a una creciente presión en los países donde tiene presencia. De hecho, cada vez son más los países aliados de EE.UU que han recomendado prohibir la tecnología 5G de la compañía, incluyendo Australia, Nueva Zelanda y Japón.

Sin embargo, el potencial de Huawei con respecto al despliegue de esta tecnología ha llevado a la canciller alemana, Angela Merkel, a ofrecer declaraciones menos hostiles sobre la presencia de la compañía china en su país.

Durante una visita a Japón, Merkel dijo que actualmente existen grandes discusiones sobre Huawei, y una de ellas debe llevarse a cabo con China para garantizar que los datos de las compañías que trabajan con Huawei no sean utilizados por este gobierno. En este sentido, la funcionaria dijo que se necesitaba mayor seguridad para proteger los datos.

Vodafone pausará implementación de equipos Huawei en redes 5G de Europa

Ante las acusaciones de espionaje chino, Huawei ha sido clara al negar sus vínculos con Pekín, además de negar que sus productos y servicios representen un riesgo para la seguridad nacional de cualquier país.

Sin embargo, más allá de las declaraciones de Merkel, las garantías que exige Alemania no han sido especificadas por ninguna institución oficial. La compañía de Internet Deutsche Telekom (DTEGF) dijo en 2018 que la discusión sobre los fabricantes chinos en Alemania se estaba tomando muy en serio, sin embargo, no se descartó totalmente la participación de Huawei en el mercado alemán.

Actualmente, Huawei es el fabricante más grande de equipos de telecomunicaciones del mundo, superando incluso a Apple como el segundo fabricante de smartphones. Si los pronósticos son acertados, Huawei podría superar a Samsung en este sector para el año 2020.

Más en TekCrispy