La adolescencia es un periodo crítico del desarrollo. Durante esta etapa, los jóvenes están en plena construcción de su identidad, lo que puede generar confusión, aumentando las probabilidades de que los adolescentes se involucren en comportamientos de riesgo.

Al respecto, siguiendo los resultados de un estudio reciente, las probabilidades de que los adolescentes se involucren en conductas de riesgo, podría tener algo que ver con su necesidad de hacer amigos y aumentar su popularidad.

Nuestras interacciones sociales en la adolescencia influyen sobre las relaciones de pareja futuras

Los adolescentes son propensos a adoptar conductas de riesgo

No es raro escuchar casos de adolescentes acusados de consumo excesivo de alcohol, conducción imprudente y otros comportamientos de riesgo. En este sentido, la adolescencia es un periodo crítico del desarrollo en el que los jóvenes son propensos a participar en situaciones riesgosas.

Por ejemplo, numerosas investigaciones han demostrado que es más probable que los adolescentes empiecen a fumar, si sus amigos fuman. Sobre la base de esto, un equipo de investigadores diseño un experimento con el objetivo de analizar las influencias del entorno social sobre la probabilidad de que los adolescentes se comporten de forma arriesgada.

Para ello, se trabajó con 86 participantes masculinos, de los cuales la mitad eran adolescentes de entre 12 y 15 años, mientras el resto eran adultos. Específicamente, se diseñó un juego de apuestas en el que los participantes debían escoger entre un pago de cinco euros o una apuesta arriesgada con la posibilidad de ganar hasta 50 euros.

De esta forma, se observó que cuando los participantes jugaban solos, los adolescentes tenían menos probabilidades que los adultos de escoger la apuesta arriesgada. Sin embargo, cuando se incluyó un segundo participante, la situación cambio.

Influencia social sobre el comportamiento

En un segundo ensayo del experimento, los participantes se involucraron en el juego junto a un compañero cuyas decisiones, en realidad, eran controladas por los investigadores. Tras esto, se encontró que si el compañero hacia apuestas arriesgadas frecuentemente, los adolescentes tendían a hacer lo mismo.

No obstante, esto solo se observó cuando el supuesto compañero era un adolescente. De hecho, en el segundo ensayo, se observó que el comportamiento de los jóvenes cambió más del doble que el de los adultos, mostrando una mayor tendencia a involucrarse en situaciones de riesgo.

Yendo más allá, al entrevistar a los jóvenes, se encontró que aquellos que mostraron mayores probabilidades de comportarse de forma arriesgada, también reportaron tener un círculo social más amplio y una mayor confianza social.

La exposición a modelos temerarios aumenta las probabilidades de que los adolescentes se comporten de forma arriesgada

Los adolescentes expuestos a modelos temerarios tienden a comportarse de forma similar.

Tal como se demostró, los adolescentes tienen más probabilidades de involucrarse en comportamientos de riesgo al estar expuestos a compañeros que se comportan de esta manera. Esto sugiere que, al imitar sus comportamientos, los jóvenes buscan reconocimiento social de sus pares.

Sin embargo, es importante analizar cuidadosamente los resultados, pues no representan una evidencia de que los comportamientos de riesgo sean causa directa de una mayor popularidad. Más bien, sugieren una relación entre la imitación de comportamientos arriesgados y las necesidades de socialización de los adolescentes.

Esto es de especial importancia al tener en cuenta los modelos a los que están expuestos los adolescentes de hoy en día, a través de múltiples medios masivos de comunicación, como YouTube, Facebook y otras redes sociales.

Aumento de peso excesivo durante la infancia afecta la salud cardiaca en la adolescencia

Por tanto, la recomendación es tener en cuenta estos elementos a la hora de implementar estrategias que reduzcan las probabilidades de que los adolescentes se involucren en conductas de riesgo.

En el caso antes mencionado, se observó que las tasas de tabaquismo en una escuela disminuyeron al identificar a los estudiantes de mayor influencia y hacer que desalentaran a los demás de comenzar a fumar.

Referencia: Risk Contagion by Peers Affects Learning and Decision- Making in Adolescents, (2019). https://doi.org/10.1037/xge0000512

Más en TekCrispy