Para la gran mayoría de personas que cocinan en sus casas, la creación de nuevas recetas resulta simple y divertida, sobre todo si tienen a la mano una receta donde se indica paso a paso lo que deben hacer para combinar los sabores. Sin embargo, los fabricantes de productos alimenticios trabajan bajo un esquema mucho más complejo.

Para cada producto que se produce en sus instalaciones, estas compañías deben evaluar previamente aspectos como los ingredientes, la sostenibilidad del producto, su nivel de salubridad y su rango de precios. Para trabajar en estas condiciones, el desarrollador de un nuevo producto elige una fórmula base entre casi 5,000 opciones de fórmula.

De hecho, antes de comercializar un producto, una receta puede pasar hasta por 100 revisiones e incluso más, y muchos gigantes de la industria han consolidado sus productos luego de tenerlos en el mercado durante 10 o 20 años.

Esta realidad está a punto de cambiar, producto de una asociación entre McCormick & Company y el gigante tecnológico IBM, que buscará crear nuevos productos alimenticios a partir de la tecnología de Inteligencia Artificial (IA). En concreto, la colaboración se ha llevado a cabo durante cuatro años, donde McCormick ha utilizado el aprendizaje automático de IBM para descubrir nuevos sabores, extractos, hierbas y fusiones de ingredientes hasta 3 veces más rápido.

Microsoft presenta nueva herramienta para simplificar el desarrollo de la visión por computadora

A mediados de este año, McCormick espera lanzar la primera línea de productos basados en esta colaboración, cuyo nombre será ‘One’. Con motivo del anuncio, Kathryn Guarini, vicepresidenta de investigación de la industria de IBM, afirmó:

Al combinar los profundos datos de McCormick y su experiencia en ciencia y gusto con las capacidades de Inteligencia Artificial de IBM, estamos trabajando juntos para desbloquear los límites de la creatividad y transformar el proceso de desarrollo de alimentos y sabores.

Para predecir una receta, la IA aprende previamente millones de datos patentados por McCormick, entre los cuales destacan los sustitutos alternativos de materia prima, la respuesta humana a una fórmula y su relativa novedad, los ratios, etc. A partir de esta información, los desarrolladores de alimentos de McCormick pueden detectar con mayor facilidad el sabor de los ingredientes y encontrar nuevos sabores que de otra forma son difíciles de obtener.

Más en TekCrispy