Siendo hoy el día Mundial contra el Cáncer, vale la pena hablar un poco sobre los factores de riesgo asociados a esta enfermedad. En el caso particular, nos centraremos en la obesidad, un factor de riesgo modificable asociado a ciertos tipos de cáncer.

Tal como se ha demostrado, la obesidad aumenta el riesgo de padecer hasta 12 tipos de cáncer distintos. Ahora, un estudio reciente sugiere que las tasas de ciertos tipos de cáncer asociados a la obesidad, han ido en incremento entre los adultos de entre 25 a 49 años desde 1995 hasta el 2014.

Seguir la dieta Keto podría aumentar el riesgo de una muerte prematura

Investigadores advierten que los casos de cáncer asociados a la obesidad han aumentado entre los millenials

Es bien sabido que la obesidad incrementa el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Para el año 2016, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, reportó que esta enfermedad metabólica se asocia a un mayor riesgo de 12 tipos de cáncer, entre los que se incluyen cáncer colorrectal, esofágico, cáncer de mama, entre otros.

Ahora, teniendo en cuenta la epidemia de obesidad que enfrenta la población mundial, las evidencias sugieren que ciertos tipos de cáncer asociados a la obesidad se han incrementado progresivamente entre los millennials desde 1995.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron bases de datos respecto a las tasas de cáncer diagnosticados entre 1995 y 2014. De esta forma, se evidenció que las tasas de 30 tipos de cáncer distinto, incluyendo los 12 asociados a la obesidad, han aumentado progresivamente en el periodo de tiempo analizado.

En particular, se observó un incremento importante en el cáncer colorrectal, endometrial, de vesícula biliar, de riñón, páncreas y tiroides, todos ellos asociados a la mencionada enfermedad metabólica.

Este aumento se observó en todos los rangos de edad; sin embargo, entre los millennials, la situación parece ser más alarmante. A modo de ilustración, mientras la tasa de cáncer de páncreas entre las personas de 40 a 84 años aumentó un 1%, entre los jóvenes de entre 25 a 29, la tasa de este mismo tipo de cáncer se incrementó en un 4,3%.

En contraposición, las tasas de tipos de cáncer no asociados a la obesidad no mostraron un incremento tan marcado entre los jóvenes.

Obesidad y cáncer

La buena noticia es que la obesidad es un factor de riesgo modificable.

Tal como sugieren los resultados de la investigación, las generaciones más jóvenes están experimentando una mayor y más temprana exposición al riesgo asociado a la acumulación de grasa. Esto se refleja en el importante aumento las tasas de diagnóstico de los tipos de cáncer asociados a la obesidad.

De hecho, en algunos casos, los millennials tenían hasta el doble de riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer asociados a la obesidad, en comparación con personas de generaciones previas. Esto podría ser un llamado de atención respecto a la puesta en marcha de estrategias para luchar contra la obesidad.

Investigadores examinan cómo la altura afecta la memoria

No obstante, es importante tener presente que la obesidad no representa una causa directa del cáncer. En este sentido, hasta el momento solo se ha encontrado una relación entre ambas enfermedades. De esta manera, no es posible afirmar que la epidemia de obesidad sea causante del incremento de estos tipos de cáncer.

En este caso, si bien existe una relación entre ambos fenómenos, se necesitan más investigaciones a fin de determinar las razones exactas a partir de las cuales estos tipos de cáncer han aumentado entre los millennials.

Referencia: Emerging cancer trends among young adults in the USA: analysis of a population-based cancer registry, (2019). https://doi.org/10.1016/S2468-2667(18)30267-6

Más en TekCrispy