En el terreno de las nuevas tecnologías, la adopción de aplicaciones basadas en Blockchain y criptomonedas se ha dado desde sectores industriales, empezando por los grandes conglomerados en línea, como Amazon, el cual “no podrá evitar emitir su propio altcoin”, según el CEO de Binance.

Recordemos que la firma minorista Amazon ha estado tras el desarrollo de decenas de patentes sobre aplicaciones de la tecnología blockchain, pero hasta la fecha no ha habido avances sobre la adopción de monedas digitales o sobre métodos de pagos en línea con criptomonedas.

Lo anterior, según el CEO de Binance, Changpeng Zhao, no durará mucho, de acuerdo con sus comentarios en una entrevista reciente:

No entiendo por qué cualquier comercio en línea (sin presencia física) no habría de aceptar métodos de pago en criptomonedas. Estos son más fáciles de usar y más económicos a la hora de integrarlos a un sistema. Además, implican menos papeleos y tienen un alcance demográfico mayor. […] Amazon tendrá que emitir su propia moneda digital algún día.

Zhao dio a estas declaraciones casi a la par del CEO de Twitter, Jack Dorsey, quien reiteró sus previsiones sobre el futuro del comercio en Internet y sobre la adopción del Bitcoin como “moneda universal”:

Esta tecnología impondrá un cambio radical en nuestro mundo y puede tener un sinfín de resultados positivos. Tenemos que hacer el trabajo para educar a los reguladores y educar a la SEC sobre por qué esta tecnología es importante.

De hecho, Square Inc., una compañía enfocada en desarrollos de sistemas de pagos y servicios financieros, ha permitido efectuar pagos con bitcoins (BTC) desde el 2014, además de autorizar las transacciones con BTC por medio de su aplicación móvil Cash App”.

Otros defensores de las monedas digitales han tomado la delantera anunciando los beneficios que traen para el mercado moderno y advirtiendo que las medidas regulatorias deberán ir de la mano con su desarrollo y no para detenerlas.

Ya muchos se han pronunciado, pero este es apenas el comienzo. Todo esto nos hace pensar que aún queda un largo camino que recorrer para llegar a un terreno común en donde la mayoría acepte y use las criptomonedas.