Al hablar de pasiones humanas, podría parecer extraño que un tipo de caligrafía sería capaz de despertar acaloradas discusiones entre las personas. Este es el caso de un tipo de caligrafía, llamada Comic Sans, odiada y amada casi en igual proporción.

En este sentido, basta con navegar unos minutos en internet, para darse cuenta de que esta tipografía es objeto de intensos debates, entre aquellos que la odian y los usuarios asiduos de esta. A continuación, te presentamos el origen del tipo de letra Comic Sans y cómo llegó a convertirse en la tipografía más odiada, tanto por personas comunes, como por expertos en diseño.

Clippy, el asistente de ayuda de Microsoft podría regresar, pero no como asistente

Este es el origen del tipo de letra Comic Sans

Vincent Connare es la cara detrás de la tipografía Comic Sans.

La tipografía Comic Sans fue desarrollada en 1994 por Vincent Connare. Más que ofender a los diseñadores, el objetivo de Connare era desarrollar un tipo de letra a ser incorporada en las primeras computadoras domésticas de Microsoft.

Específicamente, esta tipografía fue diseñada para las burbujas de conversación de un perro animado que funcionaría como guía para ayudar a los usuarios a navegar por la interfaz de Windows por primera vez.

En este caso, al diseñador se le ocurrió que diseñar una tipografía sencilla, amigable y similar a la letra a mano alzada, sería una buena idea para estos fines, evitando la formalidad de otros tipos de letra, como Times New Roman.

Así Connare desarrolló esta tipografía como una alternativa a otras más formales. Se trataría entonces de un tipo de letra de aspecto lúdico y amigable, inspirado en la tipografía de los comics, a fin de simular la escritura a mano para atraer a los usuarios más jóvenes; especialmente a los niños.

Sin embargo, rápidamente, Comic Sans empezó a difundirse a otras esferas. De esta forma, la tipografía empezó a ser usada en documentos formales, anuncios, carteles, entre otros. Esto, de cierta forma, hizo enfurecer a diseñadores y tipógrafos, desarrollándose, incluso, un movimiento para eliminar este tipo de letra.

De hecho, el rechazo y la burla fue tal que, durante una conferencia en el prestigioso Museo del Diseño en Londres, hubo quejas y se formó una acalorada discusión respecto a la presencia y participación de Connare en el evento. Teniendo esto en cuenta, podría decirse que Comic Sans se ha convertido en la tipografía más popular y al mismo tiempo odiada, desde que fuese creada para recrear una conversación con un perro animado que guiaría a los usuarios a través de la interfaz de Windows.

Personalidad tipográfica

La tipografía es un arte complejo. Un tipo de letra agrupa un sinnúmero de señales matizadas que están diseñadas para cumplir ciertos objetivos. Al respecto, diversos estudios han demostrado que las personas perciben que las tipografías tienen personalidades diferentes, con la capacidad de cambiar el tono del contenido reflejado, profundizando ciertos rasgos específicos.

En términos generales, las diferentes tipografías se perciben en función de tres criterios; a saber, su robustez y masculinidad, su belleza percibida y las emociones que son capaces de despertar. A fin de investigar el efecto de estos criterios sobre la percepción de las personas, un equipo de investigadores diseñó un experimento.

En particular, se le solicitó a un grupo de participantes que calificara la idoneidad de ciertas tipografías para documentos de diversas índoles, como currículos y anuncios. De esta manera, se descubrió que las personas prefieren tipografías legibles y estéticas para documentos formales, mientras que otros tipos de letra más excitantes y ruidosos serían más idóneos para documentos informales.

Esto sugiere que las personas son capaces de determinar qué tanto se adaptan ciertos tipos de letra a contextos específicos. Bajo esta premisa, los tipógrafos añaden ciertos rasgos a las letras a fin de darles un aspecto particular, adecuado a determinados objetivos.

A modo de ilustración, las fuentes tipo Serif, poseen sutiles extensores en los extremos de las letras, proporcionándoles un aspecto refinado y elegante. Por su parte, las tipografías tipo Sans Serif, carecen de estos extensores, lo que les confiere una estética más informal.

Por esta razón, las fuentes Serif suelen ser más utilizadas en documentos profesionales, mientras las Sans Serif, están destinadas a documentos de corte informal. Al respecto, los expertos sugieren que, desde el uso de las máquinas de escribir, se acostumbró el uso de tipografías Serif para documentos formales.

De esta forma, existe una asociación entre las señales visuales características de estas fuentes con la escritura formal. En el caso que nos atañe, Comic Sans es una tipografía Sans Serif, diseñada para ser utilizada informalmente, en materiales como comics, tal como vimos anteriormente.

Sin embargo, tal como se expone a continuación, el uso ampliamente extendido en documentos distintos a los que tiene por objetivo este tipo de letra, parece ser el núcleo del desprecio hacia Comic Sans.

Esta es la razón del odio desmedido hacia la tipografía Comic Sans

El uso excesivo e inadecuado de este tipo de letra le ha valido el odio de un sinnúmero de personas.

Una vez que fue lanzada, la tipografía Comic Sans se popularizó rápidamente, consagrándose como uno de los tipos de letra más conocido a nivel mundial. Sin embargo, el problema radica en que las personas empezaron a usar esta tipografía en contextos para los que no estaba destinada, como documentos formales.

Esto le dio una cualidad inconexa al tipo de letra, que algunos hasta encontraron discordante. En particular, tipógrafos y diseñadores encuentran desagradable el que ciertos tipos de letra sean utilizados de forma inadecuada.

Así, usar un tipo de letra informal como Comic Sans en un correo electrónico formal o un documento profesional, refleja discordancia. En este caso, emitir un mensaje importante y formal con un tipo de letra prácticamente infantil, desvirtúa el contenido de la comunicación y confunde la percepción.

Esto, tal como vemos, tiene su origen en 1990 cuando las computadoras domésticas le dieron la oportunidad a sus usuarios de elegir entre una gran variedad de tipografías para personalizar sus documentos. En este sentido, al poder hacer cualquier cosa, las personas se decantaron por lo diferente y novedoso.

Así, con su estilo innovador y amigable, que imitaba la escritura a mano, Comic Sans se plantó como una de las tipografías más atractivas para los usuarios comunes, lo que se tradujo en su rápida difusión y popularización.

Poco a poco, las personas, sin conocimientos de diseño, empezaron a usar Comic Sans en diversos documentos, como folletos, invitaciones y páginas web. De esta manera, muchos empezaron a odiar este tipo de letra al ser tan frecuente y al ser utilizada en documentos para los cuales no estaba destinado.

Google pierde terreno en la comunidad LGBTQ tras no eliminar controversial app

Esto fue particularmente cierto para diseñadores y expertos en tipografía, que ven con desagrado el uso indiscriminado de esta tipografía. Además, este tipo de letra se asoció con otros elementos mal vistos en el mundo del diseño, como los títulos centrados, el uso inadecuado de las mayúsculas y el subrayado.

De esta manera, Comic Sans ganó rechazo e irrespeto en el mundo del diseño, marcando a aquellos que usan esta tipografía como carentes de sentido estético. La buena noticia es que Connare, su diseñador, está satisfecho con su obra.

Referencias:

  1. Font recognition based on global texture analysis. https://doi.org/10.1109/34.954608
  2. Why people perceive typefaces to have different personalities. https://doi.org/10.1109/IPCC.2004.1375315

Más en TekCrispy