Alrededor de 7 millones de dólares en Bitcoin (BTC) cambian de manos en Venezuela diariamente tan solo en una casa de cambio peer-to-peer: Localbitcoin.

Los volúmenes en varios países de América Latina han aumentado, incluyendo México, Argentina, Chile y Colombia. Sin embargo, el aumento en Venzuela es llamativo si consideramos que a mediados de 2018 prácticamente no había mucho movimiento de BTC.

Empezando en julio de 2018, los volúmenes de trading de Bitcoin se dispararon, especialmente en los últimos dos meses.

Lo que en un momento parecía circunstancial, ahora se ve como una avalancha en lo que alguna vez fue el país más rico de la región, en medio del catastrófico colapso económico que atraviesa.

Tras un hundimiento del mercado del petróleo de Arabia Saudita por las medidas económicas de los Estados Unidos en respuesta a la invasión de Crimea, muchos países dependientes del petróleo sufrieron un golpe económico muy duro, pero ninguno como Venezuela.

En consecuencia, las malas políticas económicas del gobierno de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro llevaron a un inminente colapso del Bolívar, la moneda circulante en Venezuela.

Esto llevó a los venezolanos a ver a las criptomonedas como una salida hacia la hiperinflación, especialmente a través de la minería debido a los bajos costos de energía eléctrica.

Posteriormente, incluso el gobierno de Venezuela anunció la emisión de su propia criptomoneda, el Petro (PTR), para sortear las sanciones económicas impuestas por el gobierno norteamericano y supuestamente reimpulsar la economía, algo que, evidentemente, no ha sucedido ni sucederá.

Ahora, los venezolanos deben recurrir a transar con criptomonedas para resguardarse contra el alza insostenible y desconmensurada de los precios de productos y servicios en la nación caribeña.

Una vez más, el Bitcoin funge como un mecanismo confiable incluso en medio de los colapsos económicos de las naciones más precarias.

Escribir un comentario